Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

EE.UU.: recortan fondos a ciudades que no deporten a inmigrantes condenados

Lo anunció el fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, en una conferencia realizada en la Casa Blanca.

EE.UU.: recortan fondos a ciudades que no deporten a inmigrantes condenados

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos retirará las subvenciones a las ciudades y estados del país que protejan a inmigrantes criminales y los ayuden a evitar las leyes federales de inmigración, advirtió el Fiscal General, Jeff Sessions.                

“No deportar a extranjeros que fueron condenados por delitos pone en riesgo a todas las comunidades, especialmente a las comunidades inmigrantes de las ‘jurisdicciones refugio’ que buscan proteger a los delincuentes”, cuestionó Sessions durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

El funcionario agregó que el Departamento de Justicia retendrá la entrega de fondos a las llamadas “ciudades refugio” y a otras localidades que no cumplan con la ley federal de inmigración.

Sessions indicó que el departamento espera entregar más de 4.100 millones de dólares en subvenciones durante este año fiscal.  

Las subvenciones del Departamento de Justicia incluyen fondos para el entrenamiento de la policía local y partidas económicas para la adquisición de nuevo equipo, como cámaras corporales que los agentes llevan en sus uniformes.

"Cuando las ciudades y los estados se niegan a ayudarnos a hacer cumplir nuestras leyes, nuestro país es menos seguro. Esas políticas no pueden continuar", precisó Sessions.

Trump firmó en enero un decreto para resucitar los programas de cooperación entre la policía local y las autoridades migratoria y para interrumpir la concesión de ciertos fondos federales a las llamadas "ciudades santuario".

Líderes de estas "ciudades santuario", como el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, rechazaron las propuestas de Trump y adelantaron que sus ciudades seguirían siendo un "santuario".