Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

La guerra comercial que alimenta Trump desata una alerta global

Tras anunciar que impondría aranceles a las importaciones de acero y aluminio, se jactó: “Las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar”. El FMI advirtió que golpearía a la economía global y también a EE.UU.

La guerra comercial que alimenta Trump desata una alerta global

Después de anunciar ayer que su país impondrá aranceles para las importaciones de acero y aluminio, el presidente Donald Trump dobló hoy la apuesta: la reacción casi unánime fue que estaba abriendo una guerra comercial, y el mandatario lo celebró: “Las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar”, escribió en su cuenta de Twitter.

El anuncio de Trump desató las alertas en todo el mundo. En la Argentina, por ejemplo, la Cámara del Acero advirtió sobre el impacto que habría a nivel local, no sólo por cómo una medida de ese tipo afectaría las exportaciones a Estados Unidos sino también por la presión sobre los precios de una eventual sobreoferta. En México, la Cámara del Acero pidió que si se imponían los aranceles el país respondiera con reciprocidad. Y China otro de los afectados, dijo que podría eventualmente imponer restricciones a sus importaciones de productos agrícolas estadounidenses.

Tras la escalada tuitera de Trump, hoy fue el turno de las advertencias Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial de Comercio.

El FMI advirtió que las restricciones anunciadas por Estados Unidos "causarán un extendido daño económico, incluyendo también a la misma economía estadounidense, incluidos sus sectores de manufacturas y construcción, que son grandes usuarios de  aluminio y acero". En esa línea, el organismo instó a Washington y a sus socios a resolver sus desacuerdos comerciales.

El director general de la OMC, Roberto Azevêdo, criticó desde Ginebra el anuncio de Trump. "Una guerra comercial no interesa a nadie (...) La OMC está preocupada por el anuncio de Estados Unidos sobre los aranceles al acero y el aluminio. Existe un auténtico potencial para una escalada, según muestran las reacciones de los demás" países, destacó. De avanzar Washington con los aranceles, aliados comerciales de Estados Unidos como la Unión Europea (UE), China, Canadá y Japón podrían presentar demandas ante la OMC.

Trump: leña al fuego

Si las declaraciones de ayer del presidente estadounidense habían desatado alertas, las afirmaciones que hizo hoy desde su activa cuenta de Twitter no hicieron más que agregar leña al fuego.

“Cuando un país está perdiendo muchos miles de millones de dólares comercialmente con prácticamente todos los países con los que hace negocios, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar. Por ejemplo, cuando perdemos u$s 100.000 millones con un país concreto y se pasan de listos, ya no comerciamos más y ganamos a lo grande ¡Es fácil!", escribió Trump.

"Debemos proteger a nuestro país y a nuestros trabajadores. Nuestra industria acerera no está en forma. Y SI NO TIENES ACERO, NO TIENE UN PAÍS", agregó en otro mensaje.

Para Washington, hay histeria y sobrerreacción

Más temprano, desde la Secretaría de Comercio estadounidense de ese país salieron a intentar poner paños fríos luego de las fuertes caídas experimentadas por los mercados globales.

Pese a las contundentes declaraciones de Trump, el secretario de Comercio de los Estados Unidos, Wilbur Ross, sostuvo que hubo una “tremenda sobrerreacción en los mercados”.

“Toda esta histeria es mucho sobre la nada. El costo de artículos como las latas de sopa de Campbell y las latas de refrescos aumentará en menos de un centavo”, afirmó en una entrevista en CNBC. Las acciones globales cayeron por el temor a medidas adicionales por parte EE.UU. y de un feroz contragolpe por parte de otros países.

Ross defendió a los aranceles de base amplia como la herramienta más efectiva para prevenir prácticas como el dumping de productos por debajo del valor de mercado. Y sobre las declaraciones de Trump de esta mañana, comentó: “En cualquier guerra puede haber algunas bajas. Eso simplemente es la naturaleza de la bestia”.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Justicialismo Y Pobreza
Justicialismo Y Pobreza 02/03/2018 08:44:16

Es el mejor momento para que Brasil, México y Argentina sean inteligentes, apliquen lo mismo a productos yanquis y nos abramos al comercio libre y equilibrado entre nosotros!!!

Diego Lu
Diego Lu 02/03/2018 05:40:58

Estupideces realizadas por una persona estupida votado por estupidos..el resultado no podia ser distinto