Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

EE.UU. impuso sanciones a Rusia por hackeo durante campaña presidencial

Barack Obama dio la orden de expulsar a 35 espías de ese país por su presunta vinculación con el hackeo de los emails del Partido Demócrata.

EE.UU. impuso sanciones a Rusia por hackeo durante campaña presidencial

El presidente Estados Unidos, Barack Obama, decretó hoy sanciones contra dos agencias de inteligencia de Rusia, incluidos cuatro oficiales militares que trabajan allí, y dio la orden de expulsar a 35 espías de ese país por su presunta vinculación con el hackeo de los emails del Partido Demócrata, que, según la Casa Blanca, influyó a favor de Donald Trump en las elecciones presidenciales de este año.

Además, ordenó sanciones financieras contra tres empresas que proveyeron apoyo material a las operaciones cibernéticas del GRU, el servicio de inteligencia militar para el extranjero, una de las dos agencias afectadas por las medidas de Obama, según un comunicado difundido por la Casa Blanca citado por la agencia de noticias DPA.

El decreto presidencial también estableció el cierre de “dos instalaciones rusas, en Maryland y Nueva York, usadas por personal ruso para tareas de inteligencia”.

“En octubre mi gobierno publicó nuestra conclusión de que Rusia actuó para interferir en el proceso electoral de Estados Unidos”, justificó Obama en el comunicado.

En medio de la campaña presidencial estadounidense de este año, la organización Wikileaks publicó una serie de emails privados de miembros de la cúpula del Partido Demócrata y del equipo electoral de la candidata oficialista, Hillary Clinton.

Estos emails, que fueron hackeados por personas aún no identificadas oficialmente, revelaron internas dentro de los demócratas -cómo el partido apoyó a Clinton y boicoteó las aspiraciones de su rival en las primarias, Bernie Sanders- e incoherencias y abiertas contradicciones entre el discurso de la candidata presidencial oficialista y sus acciones.

El escándalo de los emails le costó la cabeza a la entonces presidenta del Partido Demócrata, Debbie Wasserman Schultz, y dejaron mal parados a más de uno en la campaña de Clinton.

Por eso, recientemente, el gobierno de Obama acusó a Rusia, presunto autor intelectual y material del hackeo, de haber filtrado los emails a Wikileaks para beneficiar al candidato republicano y abierto simpatizante del presidente ruso Vladimir Putin, Donald Trump.

Los pasos dados hoy -continuó argumentando Obama en el comunicado- “son una respuesta necesaria y apropiada a los esfuerzos para dañar los intereses de Estados Unidos violando normas de comportamiento establecidas internacionalmente”.

“Este robo de información y esta divulgación de actividades sólo pudo ser dirigida desde los máximos líderes del gobierno ruso”, agregó el texto.