EE.UU. vs. Irán: qué hay detrás de la muerte de Soleimani y  repercusiones

El asesinato de la segunda persona más importante en Irán después del Ayatolá Jamenei, marca un giro dramático en la escalada de tensiones entre los estadounidenses y los iraníes, promete secuelas en todo el Medio Oriente

Irán prometió venganza después de que un ataque aéreo estadounidense en las cercanías del aeropuerto de  Bagdad terminara con la vida de Qassem Soleimani, el comandante militar más destacado del país y el arquitecto de su creciente influencia iraní en Oriente Medio.

El ayatolá Jamenei dijo que una dura venganza esperaba a los "criminales" que mataron a Soleimani y que su muerte redoblaría la resistencia contra los Estados Unidos e Israel.  Si bien se esperan retaliaciones, por ahora, Jamenei convocó a tres días de duelo nacional y nombró a Esmail Ghaani como nuevo  jefe del grupo de elite Fuerza Quds (un brazo de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní), en reemplazo de Soleimani.

EE.UU. mató a líder iraní, crece la tensión y se dispara el precio del petróleo y del oro

El general Soleimani era considerado la segunda figura más poderosa de Irán después del líder supremo, el ayatolá Jamenei. Los funcionarios estadounidenses dijeron que Soleimani murió en un ataque con aviones no tripulados. Irán dijo que murió en un ataque de helicópteros estadounidenses.

El ataque nocturno, autorizado por el presidente Donald Trump, marca un giro drástico en la estrategia estadounidense desde una política de fuerte presión económica a una afrenta miliar directa, que genera una dramática escalada en la ‘guerra en las sombras’ entre Estados Unidos e Irán, y que también ha salpicado a otros países de la región como Siria, Líbano, Yemen, Palestina, Iraq, Israel y Arabia Saudita, entre otros.

En un tweet, Trump dijo que Soleimani había "matado o herido gravemente a miles de estadounidenses durante un largo período de tiempo, y estaba planeando matar a muchos más", pero no dio detalles.

General Qassem Soleimani has killed or badly wounded thousands of Americans over an extended period of time, and was plotting to kill many more...but got caught! He was directly and indirectly responsible for the death of millions of people, including the recent large number....

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) January 3, 2020

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que el ataque tenía como objetivo frenar un "ataque inminente" que habría puesto en peligro a los estadounidenses que vivían en la región.  En una entrevista con CNN, Pompeo afirmó que la acción había sido decidida en base a información de inteligencia, aunque se negó a dar detalles sobre el supuesto ataque planeado por Soleimani. Dijo, sin embargo, que el gobierno "hará todo lo posible para difundir información que sea apropiada, y que no ponga en peligro a nadie. Queremos que el mundo entienda que se estaba desarrollando un ataque .

Funcionarios estadounidenses dijeron que Washington estaba enviando casi 3000 tropas –que se suman a las 750 enviadas desde Kuwait la semana pasada–al Medio Oriente en medio de las crecientes amenazas a las fuerzas estadounidenses allí.

Crédito: Xinhua

El asesinato fue un acto de "terrorismo internacional", según lo calificó el ministro de Relaciones Exteriores iraní Mohammad Javad Zarif. Mientras que el primer ministro iraquí, Adel Abdul Mahdi, dijo que los asesinatos violaban la soberanía de Irak y que llevarían a la guerra. Del otro lado, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, apoyó la acción de los Estados Unidos. El principal enemigo árabe de Irán, Arabia Saudita, instó a la moderación.

Rusia dijo que la matanza era un paso "miope" que llevaría a una escalada en la región.

Tras el ataque, Estados Unidos instó a los ciudadanos estadounidenses a salir de Irak inmediatamente, y en Nueva York los funcionarios se pusieron en alerta por posibles represalias iraníes. La embajada estadounidense en Beirut, también advirtió a los ciudadanos que viven en Líbano que estuvieran en alerta.

Mientras tanto, Israel puso a su ejército en alerta máxima y los aliados de Estados Unidos en Europa, incluyendo Gran Bretaña, Francia y Alemania, expresaron su preocupación. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió "máxima contención".

Tags relacionados