LAS MEDIDAS PROTECCIONISTAS DE TRUMP NO SURTIERON EFECTO

EE.UU. tuvo en 2018 el mayor déficit comercial en una década

El desequilibrio externo aumentó 12,5% respecto del año anterior y llegó a u$s 621.000 millones, el más alto desde 2008. Dos tercios lo explica China

El déficit comercial de Estados Unidos fue de u$s 621.000 millones en 2018 y llegó a su nivel más alto en una década, con lo que dio un golpe a las ambiciones del presidente Donald Trump de reducir el desequilibrio que, según dice, es la principal amenaza para la economía estadounidense.

Según la oficina de estadísticas de EE. UU. la brecha comercial de la nación aumentó un 18,8% en diciembre y se ubicó en u$s 59.800 millones, más de lo esperado por los economistas, ya que las exportaciones disminuyeron un 1,9% y las importaciones aumentaron un 2,1%.

En todo el año pasado, el déficit aumentó un 12,5%. Aunque se expandieron un 6,3% las exportaciones fueron superadas por un aumento del 7,5% en las importaciones.

El déficit fue el más grande desde 2008, cuando llegó a u$s 709.000 millones. China, el país más afectado por las políticas comerciales proteccionistas de Trump, representó casi la mitad de ese total, con un aumento de u$s 43.600 millones con un total de u$s 419.200 millones el año pasado.

Los datos publicados dejan mal parado al presidente que sigue sin cumplir las promesas de campaña, al punto que la brecha comercial no sólo no baja sino que se expande.

Desde el Congreso, el demócrata Steny Hoyer, señaló al diario Financial Times que "es hora de que el presidente Trump reconozca que su enfoque sobre política comercial está fallando y explique cómo pretende cambiar el rumbo y revertir estos déficits récord".

Aunque los economistas reconocen que la economía estadounidense está fuerte, particularmente cuando se compara con la debilidad económica en todo el mundo, señalan también que es un factor importante para explicar el aumento de los desequilibrios, ya que los consumidores estadounidenses estadounidenses son los que más compran productos extranjeros, lo que no necesariamente sucede con los productos estadounidenses en el exterior.

Los economistas argumentan que la fuerte demanda de los consumidores estadounidenses fue suficientemente fuerte como para sortear las tarifas arancelarias impuestas por Trump.

Por otro lado, la menor demanda del exterior se vio afectada por los aranceles de represalia sobre los productos estadounidenses, especialmente en las exportaciones agrícolas.

Los envíos al exterior de soja cayeron un 20% a u$s 17.100 millones, la más baja en nueve años, después de que China incrementara los aranceles en julio.

Tags relacionados

Más de Internacionales