ES UNA MEDIDA A CORTO PLAZO MIENTRAS EL PRESIDENTE BUSCA OTRA SOLUCIÓN

EE.UU. subsidia a agricultores por perjuicios en la guerra comercial

El gobierno les otorgará u$s 12.000 millones. Estiman que es la mayor carga que sufrirá el sector por los aranceles de terceros países aplicados en represalia a los que ordenó Trump

En vistas de la guerra comercial y los aranceles que varios países aplican a EE.UU. en represalia por los que aprobó el presidente Donald Trump, el gobierno en Washington decidió ayudar a sus agricultores que resultan perjudicados, y a tal fin lanzó un plan valuado en u$s 12.000 millones para compensarlos.

Se los otorgarán en forma de programas de ayuda, y el monto se corresponde con el impacto estimado que tendrán las medidas de otros países sobre ese sector. Los más beneficiados serán los productores de soja, los de leche y los de carne de cerdo, ya que a su vez son de los sectores más castigados por los gravámenes impuestos por otros Estados, como China, según medios estadounidenses.

"El presidente prometió cubrir la espalda de todos los granjeros y ganaderos estadounidenses, y él sabe de la importancia de mantener nuestra economía rural fuerte", apuntó el secretario de Agricultura, Sonny Perdue. Aclaró también que "ésta es una solución a corto plazo para permitir que el presidente Trump tenga tiempo para trabajar en acuerdos comerciales a largo plazo que beneficien a la agricultura y a toda la economía de EE.UU.".

Perdue consideró que los agricultores estadounidenses "han sido tratados injustamente por las prácticas comerciales ilegales de China" y han recibido un impacto "desproporcionado".

"El programa que hoy anunciamos ayuda a garantizar que la agricultura de nuestra nación continúe alimentando al mundo e innovando para satisfacer la demanda", concluyó.

Perdue detalló que los agricultores afectados recibirán pagos en forma directa o podrán vender sus excedentes al gobierno, y amplió que la iniciativa se destina a productores de soja, sorgo, productos lácteos, frutas, arroz y nueces, apuntó el funcionario.

Justificó que la medida es para ayudar a los agricultores "en respuesta al daño comercial provocado por aranceles de reciprocidad que son ilegales". Las medidas anunciadas "son una firme declaración de que otras naciones no podrán forzar la mano con nuestros productores agrícolas para forzar al gobierno a retroceder".

Aquellos países que respondieron a las tarifas estadounidenses deberían interrumpir su mal comportamiento y no adoptar aranceles de represalia ilegal, señaló Perdue.

A comienzos de julio, Estados Unidos precipitó la guerra comercial con China, luego de meses de tensiones in crescendo desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca.

La primera oleada de aranceles de Washington incluyó un castigo del 25% a importaciones chinas por valor de u$s 34.000 millones, que Pekín respondió con igual monto.

Poco después, Estados Unidos aplicó gravámenes por valor de u$s 200.000 millones a los bienes importados de China, lo que derivó en contramedidas del Ejecutivo del presidente chino, Xi Jinping.

Tags relacionados

Destacadas de hoy

Noticias del día