TRUMP SE MOSTRÓ SATISFECHO CON EL ATAQUE REALIZADO JUNTO A REINO UNIDO Y FRANCIA

EE.UU. sancionará a Rusia por apoyar al gobierno de Siria

La clase política estadounidense evalúa el bombardeo realizado contras instalaciones científicas y depósitos de armas en el país del Medio Oriente como insuficiente

Horas después del ataque realizado por la coalición formada por Estados Unidos, el Reino Unido y Francia contra instalaciones científicas y depósitos de armas en Siria, la embajadora de Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, dijo que el presidente Donald Trump se prepara para anunciar nuevas sanciones contra Rusia a causa del apoyo que le brindan al presidente Bashar Al-Assad.

Haley dijo que el Departamento del Tesoro anunciará hoy las nuevas sanciones e insistió en que Estados Unidos envió un "fuerte mensaje" sobre el uso de armas químicas con el ataque.

Según informó, las medidas afectarán a las empresas rusas que asisten a Damasco en la producción y despliegue de armas químicas. Halley también señaló que, en última instancia, el conflicto debía resolverse a través de un proceso político encabezado por la ONU.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se mostró satisfecho por el ataque realizado el sábado pasado y hizo una encendida defensa de su frase "Misión cumplida", con la que calificó la operación militar.

"La incursión siria se llevó a cabo tan perfectamente, con tanta precisión, que la única forma en que los medios de comunicación falsos pudieron degradarla fue mediante mi uso del término Misión cumplida", indicó Trump en la red Twitter.

La frase hizo evocar de forma inmediata el discurso prematuro de victoria en la guerra de Irak del entonces presidente George W. Bush a bordo del portaaviones USS Abraham Lincoln el 1 de mayo de 2003.

Una pancarta que proclamaba "Misión Cumplida" se veía detrás de Bush mientras declaraba el fin de las principales operaciones de combate en Irak, una afirmación desmentida después por los hechos con los años de dura lucha que siguieron al anuncio.

"Sabía que se aprovecharían de esto, pero sentimos que era un término militar tan grandioso, que debía volver a usarse. ¡úsenlo con frecuencia!", tuiteó.

Jerarcas militares de Estados Unidos dijeron el sábado que los ataques aéreos alcanzaron "el corazón" de las instalaciones de armas químicas de Siria, pero que aún resta ver cómo responderá el gobierno de Bashar al-Assad.

Desde Francia, el presidente francés Emmanuel Macron dijo que los bombardeos en Siria no fueron una declaración de guerra contra el gobierno de ese país y aseguró haber convencido a Trump de "permanecer" en Siria.

"Lo que quiero que entiendan es que tenemos plena legitimidad internacional para intervenir en este caso", dijo Macron.

En Washington, en tanto, la clase política estadounidense reaccionó al ataque y aunque en general los miembros de la administración aprueban la operación, algunos consideran que fue insuficiente puesto que no evita el uso de armas químicas en el futuro.

"El ataque fue proporcional y justificado, pero no tenemos una estrategia global y profunda para abordar lidiar con Siria", señaló la senadora republicana Susan Collins que forma parte del Comité de Inteligencia del Senado

En similar sentido se expresó la también senadora republicana Joni Ernst al sostener que Estados Unidos debe asegurarse de que Al Asad no vuelva a recurrir al uso de armas químicas.

Incluso desde el Pentágono reconocieron ayer que el lanzamiento de 105 misiles a tres centros presuntamente vinculados al programa de armas químicas de Al Asad, "cercena" la posibilidad de nuevos ataques ilegales por parte del "régimen" pero no garantiza que se puedan volver a producir.

Tags relacionados