EE.UU. insta a otros países a responder ante "amenaza" del gobierno chino

Tras reunirse con Johnson en Londres, el secretario de Estado norteamericano instó a resistir a la "amenaza" del Partido Comunista chino. Apenas unas horas antes, el jefe del Pentágono afirmaba que antes de fin de año viajará a China para mejorar la cooperación

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, alentó a otras naciones a resistir al Partido Comunista de China y describió al gobierno de Beijing como una "amenaza", según dijo a la prensa tras reunirse hoy en Londres con el primer ministro británico, Boris Johnson.

La semana pasada, trascendió a la prensa norteamericana que el presidente Donald Trump estaba considerando prohibir los viajes a Estados Unidos a todos los miembros del  Partido  Comunista chino y sus parientes.

Queremos ver a todas las naciones que comprenden la libertad y la democracia, y los valores, y saben qué es importante para sus pueblos, para tener éxito (...) que entiendan esta amenaza que representa para ellos el Partido Comunista de China y que trabajemos juntos, colectivamente, para restaurar lo que es nuestro por derecho", declaró Pompeo.

Bloomberg

Horas antes en Washington, el jefe del Pentágono, Mark Esper, afirmaba su voluntad de visitar China en lo que queda de 2020 para debatir temas de interés mutuo, pese a haber condenado la actividad de Beijing en el Mar de China Meridional.

"Antes de que termine el año, espero visitar China por primera vez como secretario (de Defensa) para mejorar la cooperación en áreas de interés común, establecer los sistemas necesarios para las comunicaciones en crisis y reforzar nuestras intenciones de competir abiertamente en el terreno internacional", dijo Esper.

Esper añadió que no había dado ninguna orden de retirar las tropas estadounidenses de Corea del Sur, pero que el Pentágono estaba siguiendo de cerca a fuerzas militares de todo el mundo.

Hace dos semanas, Pompeo anticipaba que Washington adoptaría medidas para garantizar que el gobierno chino no tenga acceso a la información privada de los ciudadanos estadounidenses a través de las telecomunicaciones y las redes sociales, como una cuestión de seguridad nacional, y se refería también al "contexto de nuestra evaluación de la amenaza del Partido Comunista Chino".

En todo caso, sus declaraciones se producen en medio de un aumento de las tensiones entre Washington y Beijing por el manejo del brote de coronavirus, las acciones chinas en la excolonia británica de Hong Kong y la guerra comercial de casi dos años entre ambas potencias.

Y ayer, el Reino Unido suspendió su tratado de extradición con Hong Kong y lo colocó bajo un embargo de armas, medidas que se presume exacerban significativamente la disputa diplomática con China después de que impusiera una nueva ley de seguridad a la antigua colonia británica.

Aunque detener el pacto de extradición y suspender la venta de armas es en gran parte simbólico, marca la última condena por parte del gobierno de Johnson a la conducta china en Hong Kong, y provocará ira en Beijing. Se produce menos de una semana después de que el Reino Unido prohibiera las redes inalámbricas de próxima generación de la china Huawei Technologies Co. por razones de seguridad y sigue a la invitación de Londres a hasta 3 millones de hongkoneses a solicitar la ciudadanía británica.

En todo caso, la disputa diplomática con China llega en un momento inoportuno para Johnson, que está tratando de restablecer los lazos del Reino Unido con el resto del mundo después de separarse de la Unión Europea este año con el Brexit.

Tags relacionados

Más de Internacionales