Dos misiles cayeron en Bagdad, en el área donde se ubica la Embajada de EE.UU.

Además, otros proyectiles impactaron en la base aérea Balad, que se encuentra a 64 kilómetros de Bagdad y alberga tropas estadounidenses.

Mientras decenas de miles de personas marchaban para despedir al comandante iraní Qassem Soleimani y a un líder de la milicia iraquí que murieron en un ataque aéreo de Washington, dos misiles cayeron, este sábado por la tarde, dentro del complejo de la Zona Verde de Bagdad que alberga a la embajada estadounidense y en el vecindario cercano de Jadriya.

Además, otros dos proyectiles fueron disparados hacia la base aérea de Balad en la capital, aunque nadie resultó herido, dijo el Ejército iraquí en un comunicado.

"Varios misiles han sido dirigidos a la Plaza de la Celebración y el área de Jadriya en Bagdad, y a la base aérea Balad en la provincia de Salahuddin, sin pérdida de vidas. Más detalles por venir", señalaron los militares, según publica Reuters

Por su parte, la milicia Kataib Hezbolá advirtió a los militares iraquíes que "se alejen de las bases estadounidenses a una distancia no menor de 1000 metros comenzando a partir de este domingo por la noche", según un comunicado recogido por el canal Al Mayadeen.

"Los líderes de las Fuerzas de Seguridad no deben permitir que sus combatientes sean un escudo humano para los invasores", señaló la misiva.

A medida que se acrecientan las preocupaciones por la seguridad tras el ataque del viernes, la alianza OTAN y una misión liderada por Estados Unidos suspendieron sus programas de entrenamiento de efectivos militares de Irak, dijeron funcionarios.

"La seguridad de nuestro personal en Irak es crucial. Continuamos tomando todas las precauciones necesarias", dijo el portavoz de la alianza, Dylan White, en un comunicado.

Soleimani, comandante de las legiones en el exterior de las Guardias Revolucionarias de Irán, murió durante un ataque de Estados Unidos a su caravana en el aeropuerto de Bagdad. El operativo llevó a Washington y sus aliados, en su mayoría Arabia Saudita a Israel, a un territorio poco conocido en su confrontación con Irán y las milicias que apoya en la región.

Gholamali Abuhamzeh, un alto comandante de las Guardias Revolucionarias de Irán, dijo que su país castigaría a los estadounidenses "donde quiera que puedan ser alcanzados" y sugirió que la república islámica podría lanzar ataques contra embarcaciones militares en el Golfo Pérsico.

La embajada estadounidense en Bagdad instó a los ciudadanos estadounidenses a dejar Irak. Decenas de trabajadores de firmas petroleras abandonaron la ciudad sureña de Basora el viernes.

Soleimani, de 62 años, era el líder de las Fuerzas Quds de elite y el arquitecto de la creciente influencia de Irán en Oriente Medio. En tanto, el jefe de la milicia iraquí que falleció en el asalto estadounidense, era el subcomandante del movimiento PMF que agrupa a las unidades paramilitares de Irak.

Una procesión organizada por el PMF trasladaba a los cuerpos de Soleimani, Muhandis y de otros dos iraquíes que fallecieron en el bombardeo estadounidense por la Zona Verde de Bagdad el sábado.

Entre los dolientes había miembros de las unidades militantes que consideraban a Muhandis y Soleimani como un héroe. Llevaban retratos de ambos hombres durante la marcha e iban cantando frases como "muerte a Estados Unidos" y "No, no Israel". También asistieron a la procesión el primer ministro de Irak, Adel Abdul Mahdi, y el comandante en jefe de las milicias del país, Hadi al-Amiri, cercano aliado de Irán.

Tags relacionados
Noticias del día