Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Dilma más cerca de la destitución: la Cámara de Diputados de Brasil votó a favor del juicio político

El voto a favor del impeachment superó ampliamente los 270 diputados. El resultado sorprendió al gobierno. El vicepresidente Michel Temer se prepara para asumir

La Cámara de Diputados de Brasil votó ayer a favor del inicio de un juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, que deberá ahora ser ratificado por el Senado, al final de una maratónica sesión en la que no faltaron disturbios y gritos, y que fue seguida por cientos de miles de personas que acampaban fuera del Congreso y en distintas calles de todo el país.
Los diputados aprobaron, por una mayoría que superó cualquier expectativa previa, el texto que surgió de una comisión parlamentaria determinando que existen argumentos suficientes para llevar a la presidencia al banquillo, acusada de haber manipulado cuentas para ocultar de forma temporaria el déficit fiscal.
Será el Senado, ahora, el órgano que deberá votar por mayoría simple si avala la apertura del proceso en una fecha aún a definir, aunque los líderes políticos estiman que será los primeros días de mayo. Si la cámara Alta lo aprueba, Dilma será apartada de inmediato de la presidencia y asumirá en su lugar el vicepresidente Michel Temer. A partir de ese momento comenzará el juicio político propiamente dicho, que deberá determinar en 180 días, si se la destituye definitivamente o vuelve a su cargo para el cual fue electa hace un año y medio.
La votación se extendió por más de cuatro horas, en las cuales los 513 diputados manifestaron su adhesión o rechazo al "Impeachment" de manera nominal frente a un micrófono. Muchos se presentaron con bufandas o banderas que adelantaban su posición, mientras el resultado se actualizaba de inmediato en una pantalla.
En muchos casos, en lugar de manifestarse en relación al juicio de destitución, expresaron a viva voz "No al Golpe" para rechazarlo y "Sí al proceso contra la corrupción" en signo de adhesión en brevísimos y exaltados discursos que recibían silbidos o aplausos alternadamente.
La sesión fue conducida por el presidente de Diputados, Eduardo Cunha, que recibió duros cuestionamientos de los que rechazaron el juicio político por las acusaciones de corrupción que pesan en su contra. Cunha no cambió su humor ni siquiera cuando los legisladores lo acusaron de "ladrón" y "golpista" frente a sus narices.
"La corrupción está sentada en la mesa de esta sesión", le espetó la diputada Erika Kokay, del Partido de los Trabajadores (PT).
El líder de ese partido en la cámara, Alfonso Florence, acusó al vicepresidente Michel Temer y al presidente de Diputados, Eduardo Cunha, de buscar en forma indirecta la presidencia y la impunidad. "La candidatura de Temer, liderada por el presidente de la Cámara es lo que mueve en realidad el proceso. En los diarios del mundo se publicará que los corruptos quieres derribar a Dilma, una mujer honesta", señaló.
Momentos antes de la finalización oficial de la votación, el líder del PT, José Guimaraes, reconoció oficialmente la derrota, en un claro signo de debilidad que le impidió negociar con fuerza con muchos de sus ex aliados.
Luiz Inacio Lula Da Silva dirigió personalmente las negociaciones en los últimos días para intentar evitar el juicio, pero evidentemente no tuvo éxito.
El futuro de Dilma, en tanto, parece escrito. La mayoría simple que los opositores necesitan en el Senado ya están, con lo que en días la presidenta dejará el poder provisionalmente.
Lo que seguirá serán las sesiones donde el Senado juzgará la actuación de la presidenta, mientras que Michel Temer asumirá la presidencia.
Será muy difícil para el PT conseguir en el Senado el tercio de votos que necesita para evitar la destitución, sobre todo luego de la derrota apabullante que sufrió en Diputados.
El actual vicepresidente Temer comenzará ahora un derrotero de negociaciones políticas para lograr conformar un gobierno estable. Ya prometió cambios en la política económica. Fundamentalmente en relación a un ajuste del gasto público y un ordenamiento de las cuentas fiscales.
Queda por ver el rol que jugarán los sindicatos y movimientos sociales alineados en su mayor parte con el PT. También como seguirán los juicios por corrupción que se le siguen a una gran cantidad de dirigentes políticos, muchos de los cuales votaron ayer a favor del impeachment contra Dilma.