Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Dilma intenta frenar impeachment con recurso ante la Corte Suprema

Dilma intenta frenar impeachment con recurso ante la Corte Suprema

El abogado del Estado brasileño, José Eduardo Cardozo, interpuso una acción en el Supremo Tribunal Federal (STF) para intentar anular el proceso de impeachment de la presidenta Dilma Rousseff en el Congreso.

El recurso alega que la denuncia contra Dilma por crimen de responsabilidad basado en presuntas maniobras para maquillar las cuentas fiscales contendría “vicios que impiden su continuidad”.

El abogado del Estado (AGU, en la sigla en portugués) considera que la posición del STF sobre el juicio político no viola la separación de poderes por entender que cabe a esa corte ser guardián de la Constitución, y por eso, ejercer el control en caso de que el Legislativo practique abusos, específicamente del presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, impulsor de la destitución de Dilma.

La AGU argumentó que se sobrepasaron los límites iniciales de la denuncia que aceptó Diputados, que existen vicios que violan los principios del proceso legal del impeachment, y que el rito que siguió el proceso cercenó la defensa de Dilma. Los mismos argumentos que sostiene el gobierno.

La acción ante la Corte pide la nulidad de todos los actos de la etapa de debates que hubo en la Cámara baja, pero mantiene la elección de la comisión especial que analizó los argumentos del pedido de juicio político y dio su aval para que pasara a votación en el plenario, lo que ocurrirá el domingo.

Cardozo sostuvo que existe “evidente riesgo” de daño a los derechos de la presidenta, “al interés público y, en última instancia, a la propia democracia brasileña”, por las arbitrariedades que cometió la comisión. Afirma que las consecuencias del impeachment “pueden inclusive conducir al país a una situación dramática de convulsión social”.