Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Dilma, en la asunción de Lula: "Brasil está en dificultades, no puedo prescindir de nadie"

La presidenta de Brasil se defendió del escándalo por las escuchas y aseguró que la información fue tergiversada. El ex mandatoario asumió como jefe de Gabinete, en medio de una fuerte tensión política y algunos roces entre manifestantes.

Dilma, en la asunción de Lula:

El exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva asumió hoy el cargo de ministro de la Presidencia del Gobierno de su pupila política Dilma Rousseff, en medio de protestas de grupos opositores y manifestaciones de apoyo.

En su mensaje, http://www.cronista.com/internacionales/Escuchas-telefonicas-revelan-pacto-entre-Dilma-y-Lula-para-eludir-la-investigacion-judicial-20160317-0035.htmlDima reconoció que Brasil “tiene dificultades” y salió a defenderse de las escuchas telefónicas que fueron reveladas en las últimas horas".

“Siempre estuvimos juntos y tenemos que estar juntos, no puedo prescindir de nadie”, dijo.

“La gritería de los golpistas  (...) no pondrá de rodillas” al pueblo brasileño, proclamó Dilma Rousseff, atribuyendo a  tentativas de desestabilizaci¢n los pedidos de que renuncie a su cargo.

Rousseff calificó de “ilegal” tanto el hecho de que se hayan grabado unas conversaciones que ella sostuvo con Lula como su propia difusión y aseguró que todo el asunto será investigado para saber “quién lo autorizó, por qué lo autorizó y por qué lo divulgó”, cuando no tenía “nada que pueda levantar sospechas”.  

Lula, salpicado por sospechas de corrupción, fue juramentado por Rousseff en un acto realizado en el Palacio presidencial de Planalto, que fue cercado por cientos de personas que expresaban su apoyo al Gobierno o su rechazo al ingreso del exmandatario al gabinete.

A la ceremonia asistieron decenas de parlamentarios de la base oficialista que recibieron a Lula y a Rousseff al grito de ‘no habrá golpe‘, en alusión al trámite con miras a un posible juicio político contra la mandataria, que será retomado hoy en la Cámara de Diputados.

También estaban presentes legisladores de la oposición, algunos de los cuales gritaban ‘vergüenza‘ y se enzarzaron en un breve duelo de coros con el oficialismo.