Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Dilma acusó a su vicepresidente y al jefe de Diputados de traidores

Michel Temer y Eduardo Cunha, los señalados por Rousseff, podrían sufrir procesos de juicio político similares, igual que el presidente del Senado, Renán Calheiros

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dijo que "existen dos jefes del golpe y la traición" en referencia al vicepresidente Michel Temer y al jefe de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, en un duro discurso un día después de que una comisión legislativa diera luz verde al juicio político en su contra, a pesar de las dudas en torno a la legitimidad de los argumentos que lo sustentan.

"Vivimos extraños tiempos de golpe, farsa y traición. Existen dos jefes que actúan en conjunto de forma premeditada", afirmó Dilma, cuyo gobierno intentó ayer mostrarse tranquilo frente a la debacle política en curso y la votación en el plenario de Diputados el domingo que decidirá si el Senado abre el proceso de impeachment.

El enojo presidencial creció luego de que el entorno del vicepresidente filtrara un audio en el que Temer presenta su plan de gobierno como si la destitución ya hubiera ocurrido, lo que Dilma consideró "una toma de posesión anticipada". "Cayeron las máscaras de los golpistas. Ahora usan la filtración para difundir el golpe", señaló.

La Cámara de Diputados celebrará tres sesiones extraordinarias para discutir el juicio político entre viernes y domingo, día en que los legisladores votarán de manera oral el informe aprobado el lunes que concluye que existen fundamentos jurídicos para destituir a Dilma por haber cometido maniobras fiscales. Cada uno de los 513 diputados deberá acercarse a un micrófono y declarar si respalda o rechaza el impeachment.

Si el proceso consigue una mayoría calificada de 342 votos, o dos tercios de los escaños, pasará al Senado. Ayer la cuarta fuerza en Diputados, el Partido Progresista, anunció la ruptura con Rousseff, tras varios días de tira y afloje, una mala noticias para las ambiciones de Rousseff de sostenerse en el poder.

Hasta ayer eran 281 los que se manifestaban a favor y 113 en contra, con 119 indefinidos, de acuerdo al sondeo actualizado del diario Folha de S.Paulo. En caso de pasar el filtro de Diputados, el Senado votará por mayoría simple si acepta realizar el juicio, lo cual, de prosperar llevará al apartamiento de la presidenta por 180 días, período en el que se realizará el proceso. La presidenta deberá abandonar definitivamente el cargo para el que fue electa si esa posición es respaldada por 54 de los 81 senadores.

Pero Rousseff no es la única amenazada con la destitución entre los principales políticos de la línea sucesoria, lo que agrega incertidumbre en medio de la crisis económica y política. Temer deberá ser sometido a un impechment si el Congreso cumple la orden del juez de la Suprema Corte Marco Aurelio de Mello, que pidió se inicien los trámites de un juicio político por los mismos delitos que se acusa a la mandataria.

Sobre ambos pende una investigación del Tribunal Superior Electoral por financiamiento irregular de la campaña de 2014, que de prosperar abriría el camino a nuevas elecciones.

El tercero en la línea sucesoria, Cunha, es reo en un proceso que lleva la Corte por haberse beneficiado de los sobornos en Petrobras y es blanco de otro en la Comisión de Ética de Diputados por haber negado poseer cuentas no declaradas en Suiza, en el que corre el riesgo de perder su cargo de presidente de la cámara baja y su mandato como legislador.

Por último, el presidente del Senado, Renán Calheiros, es acusado en nueve procesos abiertos por el máximo tribunal contra los implicados en el gigantesco escándalo de corrupción en Petrobras.