Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Detuvieron a otro ministro de Lula y Dilma

La Policía Federal brasileña detuvo ayer a un ex ministro de los gobiernos de Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff y allanó la sede del Partido de los Trabajadores (PT) en San Pablo, en el marco de un nuevo operativo vinculado con el caso de corrupción en Petrobras, atestándole un nuevo golpe a la debilitada formación de centroizquierda.
Paulo Bernardo, ex ministro de Planificación de Lula y de Comunicaciones de Dilma, fue detenido en Brasilia, en una investigación que indaga en el pago de sobornos por u$s 30 millones a diversos funcionarios públicos entre 2010 y 2015, según informó la fiscalía de San Pablo en un comunicado.
El ministerio de Planificación está acusado de haber armado un esquema de sobornos para asegurar la contratación de una firma de tecnología que pasaba "más del 70% de su facturación a otras empresas mediante la simulación de contratos y la emisión de facturas falsas con el único objetivo de mantener funcionando el sistema" de desvío de fondos públicos.
Se estimó en unos u$s 2 millones el dinero que recibió un estudio de abogados vinculado a Bernardo, una figura de peso del PT y esposo de la senadora de esa fuerza Gleisi Hoffmann, una de las principales espadas políticas de Rousseff.
El nuevo operativo policial incluyó allanamientos en cinco estados brasileños, y once arrestos en total. Otro ministro de Dilma, Carlos Garbas, de Seguridad Social, fue intimado a declarar por el caso.
El PT calificó la requisa de ayer en su sede como "innecesaria y mediática". "En medio de una sucesión de hechos y denuncias involucrando políticos y empresarios acusados de corrupción se armó una operación de distracción, en una nueva tentativa de criminalizar al PT", aseguró en una nota.