Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Denuncian que Temer avaló comprar el silencio de Cunha en prisión

Conmoción en Brasil por una grabación al Presidente. El ex diputado mencionado fue condenado por el Lava Jato y figura clave en la destitución de Dilma Rousseff

El presidente de Brasil, Michel Temer, fue grabado por uno de los dueños del gigante cárnico JBS, Joesley Batista, cuando avalaba la compra del silencio del ex jefe de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, actualmente en prisión por participar en la trama de corrupción del caso Lava Jato, según divulgó el diario O Globo.
Cunha fue el principal promotor del juicio político que llevó a la destitución de la ex presidenta Dilma Rousseff y está condenado a más de 15 años de prisión por corrupción.
En presencia de Batista, Temer señaló al diputado Rodrigo Rocha Loures del PMBD –que lidera el mandatario–, para resolver un asunto del holding J&F Investimentos, que controla JBS, reveló O Globo online. Luego el diputado fue filmado recibiendo una maleta con 500.000 reales (unos u$s 160.000) enviados por Batista. En ese encuentro, Temer también escuchó del empresario que daba a Cunha un pago mensual en la cárcel para que permaneciera callado y según reportó el diario en base a esa grabación, el presidente dijo: "Tiene que mantener eso, ¿viste?".
El diario explicó que Joesley Batista y su hermano Wesley, dueños de JBS, intentan cerrar un acuerdo de colaboración con la Justicia, tal como hicieron 77 ex directivos del grupo Odebrecht, implicado en el caso Lava Jato.
Los contactos para hacer este acuerdo en la justicia empezaron en marzo cuando JBS se vio implicada en el escándalo Carne Débil, que reveló adulteraciones de carnes de Brasil en mal estado para garantizar su comercialización, en los mercados interno y externo, y la empresa fue una de las identificadas por el operativo de la Policía Federal (PF) como responsables de las irregularidades. El comisario de la PF Mauricio Moscardi señaló que existía una red de corrupción dentro del gobierno para legalizar la carne "maquillada" que involucraría a funcionarios del PMDB y otros.
Temer también fue citado en varios de los testimonios que dieron a la Justicia los ex ejecutivos de Odebrecht, pero la ley impide investigar al jefe de Estado por hechos ocurridos antes de su mandato.
Joesley Batista –considerado uno de los 60 empresarios más poderosos de Brasil– relató que el ex ministro de Hacienda brasileño Guido Mantega, también implicado en el Lava Jato, era su contacto en PT, al que pertenecen los ex presidentes Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva, ambos salpicados por el escándalo. Al cierre de esta edición, Temer estaba reunido en el Palacio del Planalto con gobernadores del noroeste bra-sileño, el jefe de Diputados Rodrigo Maia, y otros funcionarios.