Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Cruz y Kasich se alían para evitar que Trump gane

Los candidatos republicanos a la Casa Blanca Ted Cruz y John Kasich se aliaron para intentar frenar el camino de su rival Donald Trump a la nominación republicana, en vísperas de las primarias que se realizan hoy en cinco estados en el tramo final de una campaña que tiene como protagonista al multimillonario de Nueva York.
Trump encabeza las primarias del Partido Republicano cuando faltan seis semanas para que termine la disputa, y tras varias estrategias fallidas del establishment partidario en su contra, Cruz y Kasich apuestan ahora a impedir que sume los 1237 delegados que le garantizarían automáticamente la nominación y forzar así una convención "abierta" para bloquear su candidatura.
Jeff Roe, jefe de campaña de Cruz, anunció que el senador de Texas concentrará su campaña en Indiana, donde se vota el 3 de mayo y los sondeos le auguran la victoria, y dejará el terreno libre para Kasich en Oregon y Nueva México, que tendrán primarias el 17 de mayo y 7 de junio, respectivamente, donde el gobernador de Ohio aparece bien posicionado en las encuestas.
La estrategia fue confirmada por el equipo de Kasich. ‘Nuestro objetivo es tener una convención abierta en Cleveland, donde estamos confiados que emergerá un candidato capaz de unir al partido y ganar en noviembre‘, señaló John Weaver, estratega jefe de la campaña del republicano.
La decisión de los dos precandidatos se diseñó después de que Trump se quedara con 89 de los 95 delegados que estaban en juego en las primarias de Nueva York hace una semana, y antes de las elecciones de este martes en Connecticut, Delaware, Maryland, Pensilvania y Rohe Island, donde están en danza 172 delegados republicanos.
El polémico magnate inmobiliario, un outsider de la política, consiguió hasta ahora 864 delegados, y necesitaría ganar el 60% de los representantes que restan repartir para asegurarse la nominación.
Si Trump no alcanza los 1237 delegados al finalizar las primarias, los tres aspirantes llegarán a la convención forzados a hallar una salida negociada. Serán entonces los 2.472 representantes quienes decidirán el nombre del candidato republicano tras las rondas de votación que se sean necesarias hasta que alguno alcance la mayoría absoluta.
En el campo demócrata, Hillary Clinton espera continuar su cosecha de buenos resultados tras haber arrasado en las primarias de Nueva York y romper la racha de su rival Bernie Sanders, que había ganado en ocho de las nueve citas electorales previas. Clinton suma 1941 delegados contra los 1191 de Sanders, que anunció que continuará la pelea apostando sus fichas a las primarias de California el 7 de junio. El número mágico para los demócratas es 2383 delegados.