Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Crisis en Brasil: dispersan a manifestantes en San Pablo antes de un acto a favor de Dilma Rousseff

Fuerzas militares desalojaron con bombas de gas y camiones hidrantes la avenida Paulista. Allí realizará un acto en defensa del gobierno y con la presencia de Lula da Silva.

Crisis en Brasil: dispersan a manifestantes en San Pablo antes de un acto a favor de Dilma Rousseff

La Policía Militar de Brasil dispersó hoy a los manifestantes que pedían el  impeachment de la presidenta Dilma Rousseff de la Avenida Paulista, tradicional espacio de protesta en la ciudad de San Pablo.

Las fuerzas de seguridad actuaron cerca de las 9:00 am cuando quedaban pocas personas ocupando esa vía, que prometían permanecer hasta la realización del juicio de destitución en el Congreso o la renuncia de la mandataria. Fueron levantadas las carpas que habían armado los manifestantes y liberado el tránsito en el trecho de la Av. Paulista frente al edificio de la Federación de Industrias del Estados de San Pablo (Fiesp).

Un centenar de personas permanecían haciendo guardias desde la noche del miércoles en el lugar para impedir que retiraran el campamento, impidiendo la circulación en ambas manos de esa estratégica avenida.

La situación era delicada porque el primer acto de año contra el impeachment y a favor del gobierno tendrá lugar hoy en el mismo lugar, y se prevé la presencia del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, cuyo desempeño como Jefe de Gabinete depende de la justicia, donde se radicaron varias denuncias para evitar que ejerza la función.

Un juez de segunda instancia suspendió ayer la decisión del magistrado Catta Preto, que bloqueó la llegada del ex presidente al gobierno, por considerar que significaba “una grave lesión al orden y a la economía públicas, visto que agrava aún más la crisis política” y la tildó de “nítida injerencia jurisdiccional en la esfera de otro poder”.

De todas formas, el  Supremo Tribunal Federal (STF) recibió hasta ahora una decena de acciones contra la asunción de Lula.

La manifestación de hoy organizada por movimientos como la Central Única de Trabajadores (CUT, vinculada al Partido de los Trabajadores), la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) y el Movimiento Sin Tierra (MST), tendrá consignas contra el juez federal Serio Moro, que investiga la corrupción en Petrobras y divulgó los audios que comprometen a Dilma y Lula.

Los organizadores de la protesta esperan que participen entre 100.000 y 150.000 personas, un número inferior a las que acudieron el domingo a la Av. Paulista para pedir la renuncia de Rousseff.