Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Corte de Brasil mantuvo abierto el proceso de impeachment contra Dilma

Corte de Brasil mantuvo abierto el proceso de impeachment contra Dilma

El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil mantuvo ayer el rito para poner en marcha el proceso de impeachment de la presidenta Dilma Rousseff que había aprobado en diciembre y rechazó los recursos presentados por la Cámara de Diputados que pretendían que aclarara omisiones, dudas e  imprecisiones de la decisión judicial previa.

El ministro relator, Roberto Barroso, afirmó que los cuestionamientos sobre el rol del Senado y otros intentan que el STF rediscuta las decisiones que tomó. Señaló que no hubo contradicción, omisión ni oscuridad y dijo que los ministros del máximo tribunal votaron “de forma clara, coherente y fundamentada”.

Los jueces Luiz Fux, Rosa Weber, Edson Fachin, Teori Zavascki, Cármen Lúcia, Marco Aurelio Mello, Celso de Mello y el presidente del Tribunal, Ricardo Lewandowski, acompañaron la  posición de Barroso y rechazaron los recursos interpuestos por la Cámara de Diputados.

Los embargos que había presentado el presidente de Diputados, Eduardo Cunha, defendían la votación secreta para formar la comisión que debía analizar si tenían sustento los argumentos del impeachment y la obligatoriedad de que el Senado diera curso al proceso. Cunha aseguraba que al aceptar un recurso del Partido Comunista do Brasil (PCdoB), que cuestionó la validad del rito del impeachment que había fijado el presidente de Diputados, el STF interfirió en el funcionamiento interno de la casa y restringió derechos de los legisladores.

El diciembre,  el STF invalidó el mecanismo de la elección de la comisión especial de Diputados que conduciría el proceso (por votación secreta). La mayoría de los ministros determinó entonces que el procedimiento debía ser abierto y la formación a través de indicaciones de los líderes partidarios, aunque hubo disidencias.

La mayoría de los jueces dijo que a pesar de tratarse de una elección para un tema interno de Diputados, el procedimiento debía ser abierto, como ocurre en las votaciones de proyectos de ley, por ejemplo, e integrando la comisión a través de indicaciones dadas por los líderes partidarios.

Ahora se podrá poner en marcha el proceso. Si luego de pasar por esa comisión, el plenario de Diputados aprueba por dos tercios (342 votos) la admisión de la denuncia de impechment presentado por los juristas Hélio Bicudo, Miguel Reale Júnior y Janaína Paschoal por crimen de responsabilidad, el Senado podrá archivar el proceso si entiende que así debe ser y no está obligado a continuarlo, como pretendía Cunha.

Dilma podría ser alejada del cargo por 180 días como prevé la  ley, si la decisión que tomen los senadores es a favor de seguir el juicio de destitución.

Con el proceso en el Senado, se necesita una mayoría simple para decidir la continuidad del impeachment en la cámara Alta y determinar el alejamiento preventivo de la presidenta. La votación sobre su eventual salida del gobierno precisa en cambio de dos tercios de los parlamentarios.

La  Corte garantizó que la presidenta debe tener derecho a defensa una vez que finalice cada etapa del proceso, bajo pena de nulidad del acto que no contara con la manifestación de la mandataria.