Coronavirus: qué hacen los gobiernos de América del Sur para mitigar el impacto económico

Las medidas de confinamiento impactan especialmente en las actividades que dependen de los precios internacionales y las exportaciones, como la producción primaria y la industria, así como en muchos tipos de servicios. 

En vistas del impacto económico que viene teniendo la pandemia  de coronavirus en América del Sur, la consultora KPMG evaluó los sectores productivos y las economías regionales afectadas, y qué medidas están tomando los respectivos gobiernos al respecto. 

En general, el impacto del Covid-19 se visibilizó en la caída de la actividad económica, en la baja de los niveles de exportación y de la demanda de turismo, y en el endurecimiento de las condiciones de acceso al crédito.

Y aunque las medidas de confinamiento afectan mucho el desempeño de las economías, impactan más en determinadas actividades, especialmente aquellas que dependen de los precios internacionales y las exportaciones, como la producción primaria y la industria, o las que necesitan de la interacción con personas, como muchos tipos de servicios.

Este efecto es particularmente importante en América del Sur, donde los países dependen, en mayor o menor medida, de estas actividades. La última revisión del Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó una caída de casi el 5% en el PBI global para fines del 2020, en tanto que América del Sur podría promediar una caída cercana al 8,5%.

“Una revisión del impacto económico de COVID-19 en América del Sur de KPMG señala que los efectos de la pandemia se filtran a la economía básicamente a través de:

  • la reducción sensible en la actividad económica por cuarentenas
  • la caída en los niveles de exportación y en la demanda de turismo
  • el endurecimiento de las condiciones de acceso al crédito
  • e impacto sobre los precios de las materias primas
¿Qué medidas toman los gobiernos?

La mayoría de los países de América del Sur está aplicando una batería común de medidas fiscales y monetarias orientadas a mitigar los efectos económicos adversos de la pandemia de coronavrius. El FMI viene revisando cuáles son y se pueden sintetizar en:

  • un incremento sustancial del gasto en salud, como en Brasil, donde aumentaron las transferencias de los gobiernos federales a los estaduales para apoyar un mayor gasto en salud
  • el aumento de recursos para la asistencia social y más transferencias a los trabajadores, grupos vulnerables (incluidos los mayores de 60 años) y de bajos ingresos.

En Brasil, anunciaron una serie de medidas fiscales que podrían alcanzar el 11,8% del PBI, con medidas como apoyo temporal a los ingresos de los hogares vulnerables, y compensaciones a los trabajadores que están temporalmente suspendidos o tienen un recorte en las horas de trabajo.

En Argentina, las medidas están orientadas a asistir económicamente a las familias pobres y a los grupos de bajos ingresos, como así también a los trabajadores que perciban el salario mínimo.

En Uruguay, se flexibilizaron las reglas para acceder al seguro de desempleo, hay subsidios para los trabajadores de mayor edad, se amplió la asistencia a los grupos más vulnerables y se está subsidiando parte de los salarios de las empresas. Además, el gobierno recurrió al crédito internacional y redujo salarios de los funcionarios mejor pagos en un 20%.

“Si bien las perspectivas de crecimiento para 2021 parecen ser algo más alentadoras que las que observaremos a fines del 2020 en todo el mundo, la fase de recuperación en América del Sur puede ser algo más lenta. Haciendo a un lado la incertidumbre reinante respecto al final de la pandemia, es importante señalar que, durante la fase de recuperación, serán determinantes las medidas de cooperación internacional, especialmente para nuestra región , comentó André Coutinho, socio líder de Clientes y Mercados en KPMG América del Sur.

“Mientras el levantamiento de las barreras al comercio y al control del capital favorecerán al comercio internacional y a la reanudación de los flujos monetarios, las medidas de alivio sobre la deuda pueden facilitar la fase de recuperación en los países más pobres o endeudados , añadió Coutinho.

Tags relacionados

Más de Internacionales

Compartí tus comentarios