Coronavirus: murió un voluntario brasileño involucrado en la vacuna de Oxford

Se había candidateado para recibir la vacuna que la universidad británica desarrolla junto a laboratorio AstraZeneca. Lo confirmó la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa), que aseguró también que las pruebas continuarán.

Un voluntario brasileño involucrado en los ensayos de la vacuna de Oxford y AstraZeneca contra el coronavirus murió, confirmó hoy la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa), sin especificar si el voluntario efectivamente recibió una dosis de la vacuna o si tomó un placebo, ni tampoco especificó el motivo de la muerte.

"En relación al fallecimiento del voluntario de test de la vacuna de Oxford, Anvisa fue formalmente informada de ese hecho el 19 de octubre de 2020", informó el órgano regulador estatal en un comunicado, citado por Sputnik. Fuentes anónimas le informaron a O Globo y a Bloomberg que el voluntario João Pedro Feitosa (28 años) habría recibido un placebo y no la vacuna del ensayo, aunque aclararon que ni el laboratorio, los centros donde se desarrolla el estudio internacional ni Anvisa podían revelar la información por secreto legal.

En todo caso, Anvisa dijo que las pruebas en Brasil seguirán pese a la muerte del voluntario, indicó Reuters. "Las agencias reguladoras involucradas reciben los datos parciales referentes a la investigación realizada por ese comité, que sugirió seguir con el estudio; así, el proceso permanece en evaluación", aclaró. Por su parte, Oxford confirmó el plan de seguir con las pruebas, diciendo en un comunicado que después de una cuidadosa evaluación "no ha habido preocupaciones sobre la seguridad de la prueba clínica".

A fin de junio, Brasil había anunciado el plan de comprar comprar 100 millones de dosis de la vacuna desarrollada por Oxford y Astrazeneca, así como 40 millones más de la iniciativa Covax, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Y ayer, el ministro de Salud, Eduardo Pazuello, hoy diagnosticado con Covid-19, había anunciado junto al gobernador de San Pablo, Joao Doria, que Brasil compraría también 46 millones de dosis de la vacuna de la farmacéutica china Sinovac, que actualmente está siendo desarrollada en colaboración con el instituto paulista Butantan. Pero esa iniciativa generó el rechazo del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

"No compraremos la vacuna de China", afirmó hoy Bolsonaro en su cuenta de Facebook. "El pueblo brasileño no será cobayo de nadie" y agregó que cualquier vacuna debe pasar antes los filtros de los supervisores locales. Agregó que "no hay justificación para una contribución financiera multimillonaria a un medicamento que ni siquiera ha pasado la fase de prueba".

- A vacina chinesa de João Dória:- Para o meu Governo, qualquer vacina, antes de ser disponibilizada à população,...

Publicado por Jair Messias Bolsonaro en Miércoles, 21 de octubre de 2020

De todas formas, Brasil firmó un acuerdo con Rusia por la vacuna Sputnik para empezar a testearla a fin de mes, y anunció que a partir de enero, iniciará una campaña masiva de vacunación.

Brasil es el tercer país con más casos de coronavirus de todo el mundo, solo por detrás de Estados Unidos e India. El gigante sudamericano acumula más de 5,2 millones de contagios oficiales -entre ellos el del propio Bolsonaro- y ya murieron más de 154.000 personas.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios