Coronavirus: Trump anunció que suspenderá la inmigración a los EE.UU. por 60 días

El decreto, que el presidente Donald Trump podría firmar este mismo miércoles, afecta principalmente a los inmigrantes que buscan obtener una residencia definitiva

Hace instantes, el presidente Donlad Trump dijo que su nueva prohibición de inmigración en Estados Unidos duraría 60 días y se aplicaría a aquellos que buscan obtener la residencia permanente, en lo que calificó como un esfuerzo por proteger a los que buscan recuperar los empleos perdidos debido al coronavirus.

Trump planea iniciar la medida con un decreto que dijo que probablemente firmaría el próximo miércoles. Sostuvo que no se aplicaría a las personas que ingresan a EE.UU. de manera temporal y que se volverá a evaluar una vez que haya transcurrido el período de 60 días.

EE.UU.: el Congreso y la Casa Blanca acuerdan otro paquete de ayuda económica por casi u$s 500 mil millones

"Sería incorrecto e injusto que los estadounidenses despedidos por el virus sean reemplazados por trabajadores inmigrantes que llegan desde el extranjero. Primero debemos cuidar al trabajador estadounidense", dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca, y destacó que habría algunas exenciones en el decreto y que podría renovarlo por otros 60 días o incluso más. Otros trabajadores, como los que tienen las llamadas visas H1-B, estarían cubiertos por otra medida, le había dicho a Reuters una fuente más temprano.

Los opositores ven la medida como un intento de usar la crisis de salud para cumplir con la promesa política del republicano de reducir el ingreso al país de personas, tanto legales como ilegales. La inmigración ya había sido prácticamente cortada en los hechos a través de restricciones fronterizas y prohibiciones de vuelo establecidas para detener la propagación del virus.

Coronavirus en Estados Unidos: Trump anunció un plan de tres fases para reactivar la economía

Un funcionario, que habló con Reuters bajo condición de anonimato, dijo que el decreto incluirá exenciones para los que están en la línea de fuego de la respuesta frente a la pandemia coronavirus, como los trabajadores del sistema sanitario, de la industria alimenticia y agrícola.

Agregó que a medida que el país comience a abrir su economía –EE.UU. es el país más afectado por la pandemia, con 823.257 casos confirmados y 44.845 muertes–, se espera un aumento del flujo inmigratorio y que el gobierno quiere asegurar de que los empleadores contraten a trabajadores despedidos en lugar de inmigrantes con salarios más bajos.

Tags relacionados

Más de Internacionales