Corea del Norte reanudará las operaciones en todas sus plantas nucleares

Así lo anunció el gobierno de Pyongyang en medio de la creciente tensión con Corea del Sur.

En medio de la escalada de amenazas en la península coreana, Pyongyang anunció hoy su intención de reanudar las operaciones en todas sus instalaciones nucleares, en particular en el centro de enriquecimiento de uranio en Yongbyon, el mayor del país asiático, cuyo reactor nuclear estaba fuera de servicio desde 2007.
 
Según un portavoz del Departamento General de Energía Atómica de Corea del Norte, citado por la Agencia oficial Central de Noticias (KCNA), “se tomarán las medidas necesarias para efectuar reformas en el reactor de Yongbyon, de modo que se puedan reanudar las operaciones”.
 
El vocero no precisó cuándo se reiniciará el reactor, pero aseguró que se actuará de forma “inmediata” y que todas las instalaciones nucleares se utilizarán para fines tanto civiles, esto es la generación de electricidad, como militares, informó la agencia de noticias Europa Press.
 
En julio de 2007, Corea del Norte cerró el reactor de Yongbyon y destruyó su torre de refrigeración en cumplimiento del acuerdo a que había llegado durante las conversaciones a seis bandas (las dos Coreas, China, Japón, Rusia y Estados Unidos) por el que se comprometía a iniciar su desnuclearización a cambio de ayuda internacional.
 
En respuesta a esta decisión, calificada de “lamentable” por el gobierno de Seúl, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores surcoreano, Cho Tai Young, instó a Pyongyang a cumplir con sus promesas “del pasado” sobre desarme y a contribuir a “la desnuclearización de la península de Corea”, según informó la agencia de noticias Yonhap.
 
El anuncio norcoreano se produce en plena escalada de la tensión regional, luego que Corea del Norte decidiera anular la tregua y los acuerdos de no agresión de 1953 y declarara el “estado de guerra” en represalia por las presiones de Corea del Sur y Estados Unidos y por las maniobras conjuntas que llevan a cabo ambos países.
 
Pyongyang atribuyó su decisión a las amenazas proferidas por Corea del Sur y Estados Unidos, que “han rebasado los límites”, pasando de “la fase de la amenaza y el chantaje a la temeraria fase de guerra actual”, en referencia a las maniobras conjuntas que llevan a cabo actualmente norteamericanos y surcoreanos.
 
Estos movimientos se enmarcan en la escalada de tensión regional, que comenzó el año pasado, con los lanzamientos de cohetes de largo alcance de abril y diciembre, y que ha continuado en 2013, con la prueba nuclear norcoreana del pasado mes de febrero.
 
El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condenó estas acciones, al considerar que violan las resoluciones que prohiben a Corea del Norte desarrollar y usar tecnología nuclear y de misiles balísticos.
 

Tags relacionados