EL COMPLEJO DE MARÉ ES CONSIDERADO UN FEUDO DE LOS NARCOTRAFICANTES

Con la mira en el mundial, Brasil lanza mega operativo policial en favelas de Río

Unos 1.800 policías militares apoyados por 14 tanques de la Marina participaron en la operación. El gobierno busca acallar críticas por la inseguridad en Río de Janeiro

Más de mil policías, apoyados por militares, ocuparon ayer en 15 minutos y sin resistencia uno de los mayores feudos del narcotráfico de Río, el Complejo de Maré, a casi 70 días de la Copa del Mundo en Brasil.
Poco antes del amanecer, un convoy de una decena de vehículos blindados de la Marina ingresó a este complejo de favelas con 130.000 habitantes, situado en una zona estratégica que atraviesa los accesos a la ciudad y la ruta al aeropuerto internacional.
Un total de 1.180 policías militares trabajan en la operación, apoyados por policías civiles, federales, de carreteras, 14 vehículos blindados de la Marina y fusileros navales, así como por helicópteros y aviones no tripulados, precisaron las autoridades.
Tras la ocupación, el Ejército será el responsable de mantener el control de las favelas hasta la instalación de una Unidad de Policía Pacificadora (UPP), prevista para el segundo semestre.
El gobierno de Río de Janeiro solicitó ayuda al Ejecutivo brasileño para ocupar estas favelas después de que se produjese en las últimas semanas una ola de ataques a policías, supuestamente ordenados por los cabecillas de las bandas de narcotraficantes que se atrincheraban en el Complejo de Maré.
La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, firmó el pasado viernes un decreto dando poderes de policía al Ejército, que será enviado a Río en los próximos días para colaborar en el control de Maré.
El decreto prevé que el Ejército permanezca en Maré hasta el próximo 31 de julio, dos semanas después de la final del Mundial de fútbol, pero deja abierta la posibilidad de extender la operación más tiempo.
El Complejo de Maré era considerado como el principal centro de distribución de drogas de Río de Janeiro debido a su situación estratégica, ya que se encuentra entre la bahía de Guanabara y las dos principales carreteras de acceso a Río, la Avenida Brasil y la Linha Vermelha, que conduce
La operación sirve de despedida a Sergio Cabral, el impopular gobernador de Río cuyo mayor logro ha sido la política de pacificación de la ciudad, y que tiene previsto dejar hoy dejar el gobierno estatal en manos de su número dos, para ser candidato al Senado en las elecciones de octubre.
Desde 2008, con miras al Mundial de fútbol y los Juegos Olímpicos de 2016 en Río, las autoridades han ocupado decenas de favelas e instalado 38 UPP que vigilan 174 de estas barriadas pobres, con un personal de 9.500 oficiales.
Pero la violencia ha retornado a muchas favelas pacificadas en los últimos meses.
Ocho policías fueron asesinados en lo que va del año en ataques atribuidos al crimen organizado, incluidos cuatro miembros de las UPP.
La violencia afecta también a la población, que reclama servicios públicos tras las ocupaciones, y es cometida a veces por los propios policías, algunos acusados de torturar y matar en favelas pacificadas.

Tags relacionados

Noticias del día