Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Con Dilma en Estados Unidos, Temer ya se prueba el traje de presidente en Brasil

El vicepresidente se defendió de las acusaciones de golpista y se mostró listo para asumir el gobierno. Visto por muchos como el mal menor, ya recibió "escraches" en su casa

El vicepresidente Michel Temer ejerce temporalmente la presidencia

El vicepresidente Michel Temer ejerce temporalmente la presidencia

El vicepresidente de Brasil, Michel Temer, asumió la presidencia de forma temporaria por el viaje que emprendió ayer Dilma Rousseff a Nueva York para participar de una reunión en la sede de la ONU y denunciar que es víctima de un "golpe parlamentario" en su país, una decisión que le valió críticas de jueces de la máxima instancia judicial y del propio Temer.

Dilma optó por llevar la estrategia que desplegó los últimos días en el país para intentar revertir el proceso de impeachment que debe votar el Senado al plano internacional, a pesar del costo que significa cederle su puesto por algunos días a Temer, a quien acusa de ‘traidor‘ y de ser ‘el jefe de la conspiración‘ para derrocar su gobierno.
La presidenta hablará con medios de prensa extranjeros para indicar que la democracia está en peligro y podría deslizar una defensa en el discurso que dará hoy en la ONU durante la reunión prevista para la firma del acuerdo para frenar el calentamiento climático, resultado de la cumbre de París.

"Dice que soy el jefe del golpe, lo que obviamente es perturbador para mí y para la vicepresidencia de la República", afirmó ayer Temer en una entrevista en la que se mostró listo para asumir el gobierno y consideró que hablar de golpe perjudica al país en el exterior.

Con escasa popularidad y visto entre muchos brasileños como un mal menor, Temer fue objeto ayer de un escrache por parte de jóvenes que se presentaron frente a su casa en San Pablo.

"Aun cuando la señora presidenta vea, a partir de una perspectiva eminentemente personal, la existencia de un golpe, en realidad hay un gran y gravísimo equívoco, porque el Congreso Nacional y el Supremo Tribunal Federal dejaron muy claro que el procedimiento destinado a investigar la responsabilidad política de la presidenta, respetó hasta ahora todas las fórmulas establecidas en la Constitución", dijo el decano de la Corte Suprema de Brasil, Celso de Mello.

La Corte Suprema, en tanto, decidió ayer permitir que se incluya en la investigación sobre corrupción en Petrobras a parte de las confesiones ante la justicia de un senador oficialista que involucró a Rousseff, al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y al vicepresidente Temer. Este último por su presunta vinculación con un escándalo vinculado con la compra ilícita de etanol durante el gobierno de Fernando Henrique Cardoso a fines de los años 90.