Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Con Alemania aún en estado de shock, Isis asumió la autoría del atentado

Merkel reconoció que fue un ataque terrorista y su ministro del Interior dijo que están en "estado de guerra". El hecho afecta los planes reeleccionistas de la canciller

La jefa de estado alemana rindió tributo a las víctimas

La jefa de estado alemana rindió tributo a las víctimas

La conmoción en Alemania por el atentado con un camión en Berlín que provocó ya 12 muertos y más de 50 heridos crece.

Un sitio de internet vinculado al grupo Estado Islámico (EI) publicó que esta organización se adjudicaba el atentado. Además, los investigadores debieron dejar libre al detenido que había aprehendido a minutos del hecho porque se determinó que no era el autor, por lo que dejaron en claro que el asesino sigue en libertad.

"Un soldado del EI cometió la operación en Berlín en respuesta a los llamados para atacar a los ciudadanos de los países de la coalición internacional", anunció Amaq, la agencia de propaganda de la organización yihadista.
La reivindicación llegó después de que la fiscalía alemana liberara al único sospechoso del caso, un demandante de asilo paquistaní, ante la falta de elementos incriminatorios.

"La persona sospechosa, detenida tras el ataque, fue puesta en libertad por orden de la Fiscalía Federal", señaló la oficina. "Las pruebas forenses obtenidas hasta el momento no proporcionaron evidencias de la presencia del acusado en la cabina del camión". "Se da el caso de que quizás tengamos a un peligroso criminal en la zona y eso, obviamente, pone a la gente nerviosa", advirtió por su lado el jefe de la policía berlinesa, Klaus  Kandt.

La canciller alemana, Angela Merkel, reconoció públicamente que su país sufrió por primera vez un atentado de gran magnitud y su ministro del Interior declaró que Alemania "se encuentra en un estado de guerra".
Desde la oposición de extrema derecha no perdieron la ocasión de denostar la política favorable a la inmigración de la canciller. "¡Son los muertos de Merkel!", denunció en Twitter uno de los responsables del partido de derecha populista Alternativa para Alemania (AfD), Marcus Pretzell.

"Alemania ya no está segura frente al terrorismo del islamismo radical", añadió la líder del AfD, Frauke Petry.
La cuestión inmigratoria está muy instalada en la campaña electoral de cara a las elecciones en las de 2017, en las que Merkel intenta renovar su mandato por cuarta vez.

La policía sigue pistas que apuntan a que el camión fue robado de una construcción en Polonia y dijo que se encontró a un hombre polaco dentro del vehículo. El ministro del Interior del estado de Brandeburgo, Karl-Heinz Schroeter, dijo que la persona hallada muerta en la escena habría sido baleada y que probablemente era polaca.