Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Comienza una semana de ceremonias para despedir al expresidente Fidel Castro

Los restos del líder revolucionario serán trasladados de la capital hasta Santiago de Cuba en una procesión que espera movilizar a millones de ciudadanos.

Una Cuba en duelo inicia hoy una semana de ceremonias con una procesión por todo el país para despedir a Fidel Castro, el padre de la Revolución que forjó la identidad de la isla, fallecido la noche del viernes en La Habana.

Los funerales del Comandante, que fue símbolo del siglo XX, se extenderán desde hoy hasta el domingo, cuando sus restos serán inhumados en Santiago de Cuba, cuna del alzamiento que lo llevó al poder en 1959. Se espera el arribo de jefes de Estado y figuras de peso internacional.

El traslado de las cenizar de La Habana a Santiago, un recorrido de 900 kilómetros, llevará cuatro días y busca convertirse en una manifestación que movilice a millones de cubanos.

La muerte de Fidel fue anunciada a Cuba y al mundo durante la madrugada del sábado a través de un mensaje televisivo por el presidente Raúl Castro, su hermano cinco años menor, pero sin dar a conocer las causas. Raúl dijo que sus restos serían cremados el mismo sábado. Ayer comenzaron los preparativos para la primera ceremonia fúnebre que tendrá lugar hoy en la emblemática Plaza de la Revolución de La Habana.

El sábado cientos de estudiantes realizaron una vigilia nocturna en la universidad de La Habana, sobre cuyas escalinatas el líder de la Revolución ofreció uno de sus últimos discursos en 2010. Allí colocaron un retrato de Fidel flanqueado por velas encendidas.

El duelo nacional obligatorio de 9 días llevó a anular toda reunión o espectáculo en la isla de 11 millones de habitantes. Los medios cubanos, en manos del gobierno, mostraron reportajes, documentales y debates en honor al "compañero Fidel" durante el final de semana.

Muchos cubanos no disimulaban su pesar ante la desaparición del líder, que durante casi medio siglo controló el país y enfrentó a Estados Unidos. Pese a que gobernó con mano de hierro, sofocó toda forma de oposición o la mandó a la cárcel o al exilio, Fidel Castro seguía siendo respetado en su país aún 10 años después de haber entregado el poder a su hermano Raúl, que lo ayudó a derrocar a la dictadura de Fulgencio Batista en 1959.

En 2006 ungió como sucesor a su hermano tras sufrir una hemorragia intestinal. Desde entonces, se dedicó a escribir artículos y recibir a personalidades y dignatarios extranjeros. A la sombra de su hermano, puso en marcha un lento proceso de reformas para evitar la quiebra de Cuba sin abjurar del socialismo, entre las cuales la autorización a emprendimientos privados e inversión extranjera. Analistas señalaban ayer que su muerte podrá acelerar ese proceso y el arribo de una nueva generación al poder. Raúl anunció su retiro de la presidencia en 2018.

Tanto en vida como tras su muerte, Fidel Castro generó enconadas divisiones y su deceso provocó reacciones tan fuertes como polarizadas. A las banderas a media asta de los edificios públicos como parte del duelo nacional, se sumaron las enseñas de la isla que muchos cubanos sacaron de los cajones para colgar en sus ventanas y balcones.

También comenzaron a brotar en las calles afiches e imágenes de Fidel Castro, que seguramente competirán en número con las de otros símbolos de la Revolución como Ernesto Che Guevara, Camilo Cienfuegos o el prócer independentista José Martí.

Un sinfín de salvas de artillería resonará en La Habana y Santiago de Cuba desde hoy y hasta el 4 de diciembre en homenaje póstumo a Fidel, informó ayer el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.