U$D

LUNES 20/05/2019

China desistirá de negociar si EE.UU. le impone más aranceles

Las amenazas de Trump debilitan los esfuerzos de altos ejecutivos, liderados por Mnuchin, por encauzar una negociación bilateral de los gobiernos de Washington y Pekín

Los eslóganes de Trump cruzan fronteras con la guerra comercial

Los eslóganes de Trump cruzan fronteras con la guerra comercial

La semana pasada, el gobierno de EE.UU. dio dos señales contradictorias a la administración china: por un lado, le propuso negociaciones de altos cargos para limitar, y frenar, la guerra comercial.

Esa iniciativa estuvo liderada por el secretario de Estado, Steven Mnuchin, con el respaldo de altos ejecutivos financieros y empresariales que sólo ven un mal pronóstico de la tensión permanente entre las dos potencias.

Pero antes y después de esa iniciativa, que fue recibida con agrado por Pekín, el presidente estadounidense, Donald Trump, se empeñó en reiterar su castigo distintivo para sancionar a los países que contravienen su objetivo de "EE.UU. primero": las sanciones económicas, en este caso, en forma de aranceles adicionales a productos importados de China.

A lo cual el gobierno chino señaló que podría abstenerse de participar en estas nuevas conversaciones comerciales impulsadas por Mnuchin, que se habían planificado para iniciar este jueves 20, citó The Wall Street Journal a funcionarios del gigante asiático. China no negociará "con un arma apuntado contra su cabeza", indicó un alto funcionario chino.

Fue el viernes cuando Trump dio "luz verde" a su gabinete para que impulse la batería de aranceles del 10% para productos importados de China por valor de u$s 200.000 millones. Si bien la Oficina del Representante de Comercio (USTR, en inglés) ya los había anunciado en julio, resultó un baldazo de agua fría -no sólo para los chinos, sino para el propio Mnuchin- que Trump los reflotara ahora, cuando se buscaba negociar una alternativa con China. Aún así, todavía no entraron en vigor: "los tiempos de la aplicación de los aranceles no están claros", indicó Fox News.

En tanto, otros funcionarios que asesoran a los líderes norteamericanos están sugiriendo que China imponga límites a la venta de partes y suministros que necesitan las empresas estadounidenses, usando "restricciones a las exportaciones" para amenazar a sus cadenas de suministros.

Hasta el momento, ambas partes se reunieron cuatro veces para evitar una escalada en la guerra comercial iniciada por el presidente estadounidense a mediados de 2018.

Hasta ahora, EE.UU. le impuso dos rondas de sanciones a China: una por valor de u$s 34.000 millones, que grava productos tecnológicos y que fue respondida por el país asiático con una medida equivalente, y otra por valor de u$s 16.000 millones, contra bienes principalmente agrícolas. Si entraran en vigor los nuevos gravámenes anunciados, serían la tercera ronda de aranceles, aunque no necesariamente la última.

Hace 10 días, el presidente Trump advirtió que estaba sopesando imponer otros u$s 267.000 millones en aranceles para dejar a cero la balanza comercial entre ambos países.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping