China acusa a EE.UU. de "matonismo comercial" tras nuevos aranceles

La guerra comercial entre las dos mayores economías del planeta avanza a paso firme: hoy entraron en vigor tarifas adicionales para las exportaciones mutuas entre China y EE.UU.

Estados Unidos y China, las dos mayores economías del mundo, se impusieron hoy nuevos aranceles mutuos, en una nueva señal de que avanzará la guerra comercial entre ambas y que repercutirá en un futuro enfriamiento de la economía global.

En este contexto, el gobierno chino acusó al estadounidense de "matonismo comercial", al decir que impulsa una "intimidación comercial" para someter a otros países a su voluntad, reportó la agencia de noticias Xinhua. Aun así, la postura china sigue siendo flexible a negociar: la administración en Pekín está dispuesta a reanudar las negociaciones comerciales con Estados Unidos si éstas se basan en "respeto e igualdad mutuos",  añadió Xinhua.

Las nuevas tarifas que se sumaron hoy son por un lado, para las exportaciones chinas al mercado norteamericano por valor de u$s 200.000 millones, y para los productos estadounidenses que ingresen al país asiático por u$s 60.000 millones.

En esta etapa, Estados Unidos impone aranceles de 10% pero la tasa subirá a 25% hasta fin del 2018. Pekín impone gravámenes de entre 5 y 10%, y advirtió que tomaría represalia ante cualquier aumento adicional a las tarifas de EE.UU. sobre productos chinos. Los dos países ya se habían aplicado aranceles mutuos sobre productos por valor de u$s 50.000 millones previamente este año.

"Uno de los mayores riesgos de los aranceles es que Estados Unidos sea apartado del expansivo mercado chino", evaluó Scott Brown, economista jefe de Raymond James.

Para los consumidores estadounidenses, los nuevos aranceles podrían implicar precios más altos de productos chinos que van desde aspiradoras hasta dispositivos electrónicos, mientras que los bienes norteamericanos gravados por Pekín incluyen gas natural licuado y ciertos tipos de aeronaves.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está presionando a China para que reduzca su gigantesco superávit comercial bilateral y realice cambios radicales a sus políticas de intercambio económico, transferencia tecnológica y subsidios a sus industrias. En todo caso, Pekín niega que las empresas estadounidenses estén forzadas a transferir tecnología y considera que las exigencias de Washington en torno a sus políticas para el desarrollo industrial como un intento por bloquear el ascenso económico de China.

Tags relacionados
Noticias del día