Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Celso Amorim: "No hay argumentos para que Venezuela no presida el Mercosur"

El ex canciller de Lula considera vital la presencia del país en el bloque y pide a los socios respaldar la mediación entre Maduro y la oposición a instancias de Samper

"En una integración no se puede elegir si el gobierno es de izquierda o de derecha"

Celso Amorim, ex canciller del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, defiende la continuidad de Venezuela en el Mercosur y su derecho a presidir el bloque a pesar del contundente rechazo de Brasil y Paraguay y la posición de la cancillería argentina, que sugiere una conducción colegiada para superar el impase.

- ¿Qué solución tiene la crisis que atraviesa el Mercosur?
- Celso Amorim: La solución no es sencilla, pero no puede haber una actitud hostil, sino de diálogo. Eso depende de que las personas estén convencidas, como yo estoy, de que a largo plazo independientemente de los gobiernos, la presencia de Venezuela en el Mercosur es importante. Para Brasil tiene una posición estratégica en Amazonas y en el acceso a El Caribe. Y genera que el Mercosur deje de ser solo algo del Cono Sur para ser algo que tiene que ver con toda América del Sur. Cuando se hace una integración como el Mercosur no se puede elegir si debe haber un gobierno de izquierda o de derecha. Tenemos que trabajar con la pluralidad.

- ¿El problema de los socios del Mercosur con Venezuela es político?
- Me parece que sí, porque el argumentos técnico de que no hay consenso para que asuma la presidencia no tiene sustento. El artículo 5 del Protocolo de Ouro Preto dice que la presidencia del Mercosur se pasa de un país al otro por orden alfabético, es algo automático. Esa fue una tradición que nunca se rompió. Ni siquiera en los tiempos de los graves problemas entre Argentina y Uruguay por las papeleras. Se pueden criticar aspectos de lo que pasa en Venezuela. Yo no apruebo que haya presos políticos en ningún país.

- ¿Venezuela tiene responsabilidad en esta crisis?
- Sería útil que Venezuela hiciera algunos movimientos. Veo como algo positivo que (el secretario general de Unasur, Ernesto) Samper, con la autorización del presidente Nicolás Maduro, esté buscando una solución a la crisis. Que se analice la idea de unificar los diversos tipos de cambio, una situación que facilita el contrabando y el cambio negro. La percepción del mundo es que Leopoldo López es un preso político, y hay que tenerlo en cuenta. Pero si solo se condena, se dice que (Maduro) no es democrático y por eso no puede estar con nosotros, como hacen los gobiernos de manera muy dura, para qué se va a negociar. La mediación de (el ex jefe de gobierno español) José Luis Rodríguez Zapatero y de (el ex presidente de República Dominicana) Leonel Fernanadez es muy importante. Hay que apoyar ese diálogo o al menos no interferir. Y quizás una bendición espiritual de algún latinoamericano podría ayudar mucho. Fue lo que pasó entre Cuba y Estados Unidos.

- ¿Cree que el referendo revocatorio es una solución para Venezuela?
- Es un buen camino. Pero es difícil con la radicalización que existe hoy en el país. Va a ser necesario un poco de presión sobre las dos partes, sin duda, pero no forzar el aislamiento. El diálogo en Venezuela no puede restringirse solo al referendo revocatorio con la idea de que salga Maduro y entre otro totalmente opuesto, que va a cambiar todo.

- ¿El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva fue tolerante con la corrupción?
- No creo. Creo que el sistema político brasileño creó una situación, en la cual, como él mismo dijo. se cometieron errores. Incluso el Partido de los Trabajadores, que buscaba recursos porque si no, no podía gobernar. Eso fue un error, no se justifica. Quizás no se sintieron con fuerza para cambiar el sistema y probablemente no lo lograrían aunque quisieran.

- ¿La asociación que plantean el gobierno de Mauricio Macri y el de Michel Temer con la Alianza del Pacífico es positiva para la región?
- Eso es un mito. Hicimos acuerdos de libre comercio con todos los países latinoamericanos. Mercosur hizo acuerdo marco con el grupo andino y específicos de libre comercio con cada nación. No hay duda que hay que profundizar en acuerdos de servicios, compras gubernamentales e inversiones, pero es la evolución natural de lo que veníamos haciendo. Lo que me causa molestia con el tema de la Alianza con el Pacífico es el nombre. Alianza da la idea de que es contra alguien. Además hicimos un gran esfuerzo para unir América del Sur y ahora tratamos como si fueran dos partes, el Atlántico y el Pacífico. Además todos los países de la Alianza del Pacífico comercian más con Mercosur que con los demás países del grupo.

- ¿Susana Malcorra es una buena candidata para la conducción de las Naciones Unidas?
- Es una excelente candidata. Es una persona que tiene una visión muy clara de los temas de Naciones Unidas. Es una mujer, latinoamericana, vecina nuestra. La única cosa que extrañaría es a Susana Malcorra aquí porque en la actual situación que atravesamos necesitamos cancilleres que tengan una visión integracionista.