Brasil: ventas minoristas bajan 0,6% en abril y es peor resultado en 4 años

Las ventas que más cayeron fueron en telas, vestido y calzado, con un descenso del 5,5%. Bolsonaro dijo que el crecimiento económico y la confianza se darán una vez que sea aprobada la reforma jubilatoria que el gobierno envió al Congreso. 

Las ventas minoristas de Brasil, uno de los motores de la economía del gigante sudamericano, disminuyeron en abril un 0,6% en comparación con marzo, lo cual constituyó el peor resultado para el mes desde 2015, informó hoy el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

De acuerdo con el IBGE, en comparación con abril de 2018 las ventas minoristas aumentaron un 1,7%. En los primeros cuatro meses del año, el sector minorista brasileño acumuló un aumento en sus ventas del 0,6%, en comparación con el mismo período de 2018. En los últimos 12 meses hasta abril, las ventas minoristas acumularon un crecimiento del 1,4%.

Cinco de las ocho actividades analizadas tuvieron en abril una baja en sus ventas con relación a marzo, encabezadas por el rubro de telas, vestido y calzado con un descenso del 5,5%, mientras que en supermercados, alimentos, bebidas y tabaco el descenso fue del 1,8%.

Por el contrario, las ventas de muebles y electrodomésticos aumentaron 1,7%, mientras que el rubro de combustibles y lubrificantes lo hizo en 0,3%.

En 2017 y 2018, la mayor economía de América Latina se recuperó de una grave crisis al expandirse un 1,1% en ambos años, mientras que en el primer trimestre de 2019 registró una contracción del 0,2%.

En los primeros cuatro meses del año, la industria brasileña registró un descenso del 2,7%, mientras que la confianza de los comerciantes bajó en mayo anterior al nivel de septiembre del 2018.

El mercado financiero brasileño redujo ayer por esa razón su previsión de crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) para el presente año, por decimoquinta semana consecutiva, al situarlo en el 1%.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó que el crecimiento económico y la confianza externa e interna de la principal economía latinoamericana se dará una vez que sea aprobada la reforma jubilatoria que el gobierno envió al Congreso.

"Todo vendrá después de la reforma previsional, será una señal para dentro y para fuera del país de que estamos haciendo la tarea que debemos hacer. Nadie va a invertir en algo que no funciona. Tenemos que dar señales de que estamos en el buen camino", dijo Bolsonaro ayer ante mil empresarios en la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp).

El mandatario elogió al ministro de Economía, Paulo Guedes. "Mi ministro Guedes me ha convencido de sus ideas y le dí 100 por ciento de crédito para que formara su gabinete en el ministerio. Confieso que tenía diferencias con el pero me convertí al pensamiento económico de Guedes", dijo Bolsonaro al defender la reforma previsional.

La enmienda constitucional del nuevo sistema previsional, principal plan de ajuste económico del gobierno de Bolsonaro iniciado el 1 de enero, se encuentra en una comisión especial de la Cámara de Diputados.

 

Tags relacionados