u

Brasil se argentiniza: ¿reintroducirá el impuesto al cheque?

El ministro de Economía, Pablo Guedes, no desiste de crear ese gravamen que incidiría sobre todas las transacciones financieras, aunque Bolsonaro no está convencido. 

A pesar de las resistencias del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el equipo del ministro de Economía, Paulo Guedes, insistirá con sus esfuerzos para crear el impuesto a las operaciones financieras, en línea con el extinto CPMF -también conocido como impuesto al cheque-.

Esto pese a que ayer, y por pedido de Bolsonaro, despidió al secretario especial del Presupuesto Federal, Marcos Cintra,  que Cintra era visto como un gran promotor de la implementación de un impuesto sobre pagos.

Guedes, sin embargo, sigue defendiendo la medida, entre otros motivos, como una forma de compensar una reducción de impuestos sobre la nómina salarial, indica Folha.

Así es que el equipo de Guedes prevé seguir con los estudios respectivos y estimación de alícuotas del impuesto, que incidiría sobre todas las transacciones financieras, añadió ese medio. De cualquier manera, aclaran que todos los puntos precisarán ser consensuados con el Presidente.

El martes, medios brasileños reportaron que un alto miembro del equipo de Cintra había proyectado un impuesto a las operaciones financieras a una tasa de 0,2%-0,4%, basándolo en el impopular impuesto CPMF (así conocido por sus siglas en portugués), también llamado impuesto al cheque, que se introdujo en 1993 y se abolió en 2007

Ayer, Cintra fue alejado del cargo en medio de un intenso debate sobre la posible introducción de ese impuesto y el Ministerio de Hacienda confirmó su decisión. Añadió que el proyecto de reforma fiscal de la administración aún no está terminado, pero que está trabajando hacia un nuevo sistema para “corregir distorsiones, simplificar reglas y reducir costos .

Cintra había defendido durante mucho tiempo la reintroducción del impuesto a las transacciones financieras y el lunes Guedes planteó la idea de implementar un gravamen prácticamente idéntico.

Durante la campaña electoral de 2018 Bolsonaro había prometido que no volvería a introducir el impuesto y en los últimos meses, tanto él como sus hijos -activos políticamente e influyentes en las evaluaciones del mandatario-, reiteraron su oposición al CPMF.

También el presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, había evaluado como poco probable que ese impuesto fuera aprobado por el Congreso. “Es un tema que enfrenta mucha oposición. No creo que superar el rechazo del CPMF sea algo simple en el Brasil de hoy , dijo en Brasilia. 

 

Tags relacionados
Noticias del día