Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Brasil registró un déficit primario récord para mayo

El gobierno de Brasil registró un déficit primario de R$ 15.493 millones en mayo, el peor para ese mes de la serie histórica, que se inició en 1997, como consecuencia de la caída de ingresos por la desaceleración económica y la dificultad de reducir gastos.
La cifra equivale a u$s 4.700 millones, de acuerdo al valor de cierre del cambio de ayer.
En el acumulado del año, el rojo alcanzó los R$ 23.770 millones, el equivalente al 1% del PBI, también el peor de la serie. En igual período de 2015, hubo superávit de R$ 6.488 millones.
En doce meses, el resultado negativo asciende a R$ 144.999 millones, valor que corregido por la inflación, ascendió a R$ 151.500 millones (2,4% del PBI). La meta fiscal del gobierno central para este año permite un déficit de hasta R$ 170.000 millones.
El desempeño de mayo refleja un déficit del Tesoro Nacional de R$ 3.254 millones y rojos de R$ 12.239 millones para Previsión Social y de R$ 115,7 millones para el Banco Central (BC), según las cifras oficiales divulgadas ayer.
Los ingresos líquidos totales del gobierno central sumaron R$ 456.233 millones, una caída de 5% en el acumulado de enero a mayo. Los gastos subieron, a su vez, 1,4% en términos reales en el mismo período (o aumento de 11,3% en términos nominales), alcanzando los R$ 480.000 millones.
Ante un período de restricción fiscal, las inversiones del gobierno federal cayeron 36,1% en mayo, en la comparación anual. Significaron R$ 3.054 millones e incluyen desembolsos en programas sociales como el de Aceleración de Crecimiento (PAC) y el plan de viviendas Mi Casa, Mi Vida.
En el acumulado del año, las inversiones sumaron R$ 23.000 millones, lo que representa un retroceso real de 12,8% ante igual intervalo del 2015. La cifra destinada al PAC bajó en términos reales 10,5%, y la del programa para la construcción de casas retrocedió 61,1%.