Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Brasil reduce a la mitad el déficit fiscal por el ingreso de capitales del blanqueo

El saldo positivo de u$s 11.000 millones permitió que el rojo acumulado en el año cayera a u$s 13.503 millones, ante los u$s 25.000 millones que sumó hasta septiembre

En septiembre el déficit fiscal alcanzó unos u$s 7.836 millones

En septiembre el déficit fiscal alcanzó unos u$s 7.836 millones

La amnistía que Brasil concedió a los inversores que repatriaron capitales no declarados en el exterior le permitió al gobierno registrar en octubre un superávit fiscal primario récord y reducir a la mitad el enorme déficit que acumulaba hasta septiembre, informó ayer el Banco Central (BC).

Las cuentas públicas tuvieron en octubre un superávit fiscal primario de R$ 39.589 millones (unos u$s 11.643,8 millones), el más alto desde diciembre de 2001 y el mayor para un mes de octubre, que contribuyó a aliviar el saldo negativo que amenazaba ser récord este año.

La enorme diferencia entre los ingresos que recibió el Estado y lo que gastó el mes pasado contrastó con el resultado fiscal en igual mes de 2015, cuando el déficit primario fue de u$s 3.391 millones. En septiembre el rojo había sido de u$s 7.836 millones, el más elevado registrado en Brasil para ese mes.

El superávit de octubre permitió que el déficit fiscal primario acumulado en los primeros diez meses del año se situara en u$s 13.503 millones, casi la mitad del déficit récord acumulado entre enero y septiembre.

El déficit primario, utilizado en Brasil como referencia de la salud de sus cuentas públicas, mide la diferencia entre los ingresos y los gastos del gobierno, empresas estatales y administraciones regionales y municipales sin incluir los recursos para pagar los intereses de deuda.

El buen resultado mensual obedeció a un ingreso totalmente extraordinario, los casi u$s 15.000 millones que recaudó Brasil en multas e impuestos con su plan de amnistía fiscal para regularizar activos no declarados en el exterior. El plan permitió repatriar u$s 50.000 millones de 25.000 contribuyentes que decidieron legalizar y traer al país los activos mediante el pago de una multa del 30% del valor ingresado.

Gracias a los ingresos extraordinarios, el déficit fiscal del país este año se ubicará lejos del récord de u$s 50.147 millones que el gobierno proyectaba hasta hace dos meses. Pero Brasil no se salvará de registrar su tercer déficit fiscal consecutivo, tras los saldos negativos de u$s 9.559 millones en 2014 y de u$s 32.647 millones en 2015.

El enorme rojo en las cuentas es la principal preocupación del presidente Michel Temer, que propuso al Congreso un severo ajuste fiscal que tiene como base el congelamiento de los gastos públicos por veinte años limitando su aumento a la tasa de inflación del año anterior. Fue aprobado por Diputados y resta que que lo haga el Senado.