Brasil: por el coronavirus, prevén una caída de 6,4% del PBI y la inflación está en mínimos históricos

El Banco Central de Brasil pronostica una fuerte contracción en la primera mitad del año, seguida de una recuperación gradual a partir del tercer trimestre

Parece que la crisis derivada del coronavirus, al igual que la pandemia, todavía no encontró su pico en Brasil: en su informe trimestral de inflación, el banco central revisó a la baja su proyección del PBI y pronostica una caída del 6,4%.

"Esta retracción fue la mayor desde 2015 e interrumpió la tendencia gradual de crecimiento. Indicadores recientes sugieren que la contracción de la actividad económica en el segundo trimestre será aún mayor", señala el documento del Banco Central de Brasil. En abril, cuando se aplicó más estrictamente la cuarentena, la actividad operó en niveles mínimos, aunque se observó una recuperación parcial en mayo y junio.

Brasil avanza en la privatización de los servicios de agua y saneamiento

El Comité de Política Monetaria (Copom) prevé un escenario de fuerte caída durante la primera mitad del año, seguida de una recuperación gradual a partir del tercer trimestre.  En este sentido, el comité reconoció que la coyuntura económica brasileña exige un estímulo monetario “extraordinariamente alto –aunque, por ahora compatible con los efectos  económicos de la crisis por Covid-19–, pero el margen de maniobra para la política monetaria es incierto y debería ser pequeño y sostenible, teniendo en cuenta el escenario fiscal.

Ayer, por ejemplo, el secretario del Tesoro brasileño, Mansueto Almeida, dijo que el déficit primario del sector público este año, excluyendo los pagos de intereses, podría alcanzar los 800.000 millones de reales (unos u$s 152.000 millones) o más del 11% del PBI.

Brasil: el sector de servicios se hundió un 11,7%, pero Guedes dice que lo peor ya pasó

Otro de los frentes abiertos de la economía brasileña es la inflación, muy por debajo de la meta oficial del 4% fijada por el banco central. La inflación anual cayó en junio a su menor nivel en los últimos 20 años: 1,9%. Mientras que la tasa mensual del índice de precios al consumidor (IPCA-15) fue de 0,02%, y muestra una leve recuperación luego de un récord mínimo de -0,59% en mayo, según datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

En el acumulado de 2020, la inflación es de apenas  0,37%. De los nueve grupos de bienes y servicios que analiza el IBGE, cinco registraron deflación en junio respecto al mes previo, incluidos los precios del transporte, que cayeron 0,7% en el mes. Las tarifas aéreas fueron el principal factor, con un desplome del 26%. Sin embargo, los precios de los alimentos y bebidas subieron un 0,47% en el mes y los de productos domésticos avanzaron un 1,36%, dijo el IBGE.

Brasil: la crisis política suma despidos, amenazas y la detención de una líder de ultraderecha

Por ahora, todo apunta que la economía brasileña cerrará este año con una de sus peores crisis económicas. La combinación de desempleo y retracción de la demanda está presionando la inflación.

Tags relacionados