Brasil: los despidos desaceleran pero la pandemia ya destruyó 1,2 millones de puestos

Si bien la pérdida de empleos triplica la de 2016, cuando el gigante sudamericano estaba en plena recesión, los datos de junio señalan un aumento de las contrataciones 

Si bien en Brasil la pandemia ya arrasó con 1.198.363 millón de puestos de trabajo durante el primer semestre, los últimos datos indican que estaría comenzando a ralentizarse el ritmo de destrucción del empleo: en junio hubo 10.984 nuevas vacantes versus las 350.303 de mayo.   

Si bien en los dos primeros meses del año la economía brasileña había creado empleos, marzo significó una caída de casi el 25% (desaparecieron 260.000 puestos); seguido de un abril (918.000) que registró el impacto total de las medidas de restricción social;  y mayo (350.303) donde comienza a observarse una mejoría. 

Ya en junio, las contrataciones subieron un 24% (895.460) y los despidos cayeron un 16% (906.444) respecto al mes anterior.

Aunque junio marca el cuarto mes consecutivo de pérdida de empleo, los datos del Registro General de Empleados y Desocupados –que sigue mensualmente las nuevas admisiones y despidos–, podrían significar que el mercado laboral brasileño ya habría superado lo peor de la crisis.

El secretario de Trabajo y Pensiones, Bruno Bianco, se entusiasmó: “Podemos celebrar la mejora de la economía y el mercado laboral. No podemos decir (con seguridad) que la recuperación tendrá forma de V, pero estos son claros indicios de que la recuperación ha comenzado .

Un poco menos optimista,  el secretario de Política Económica, Adolfo Sachstida, advirtió días atrás en una entrevista con Folha de Sao Paulo, que los niveles reales de desempleo probablemente no coincidan con lo que muestran las  estadísticas –los datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística arrojaron un 12,9% para el segundo trimestre– porque muchas personas que perdieron sus empleos no pudieron registrarse debido a las medidas de restricción por el coronavirus.

"Tenemos que estar preparados para abordar este problema que golpeará fuertemente a la sociedad brasileña. En septiembre, las tasas de desempleo subirán mucho", dijo Sachstida.

La desaceleración del desempleo coincide, por otra parte, con el superávit de cuenta corriente de u$s 2200 millones que Brasil registró en junio, apalancado principalmente por el superávit comercial u$s 6900 millones, por la caída de las importaciones– y un aumento de la inversión extranjera directa  (u$s 4750 millones).

Tags relacionados

Más de Internacionales