Brasil: inflación de marzo superó el techo de la meta oficial y Mantega promete combatirla

El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, afirmó ayer que el gobierno no escatimará medidas para controlar la inflación y señaló que pronto se anunciarán exenciones a los sectores químico y de producción de caña de azúcar. Estamos atentos a la inflación porque es perjudicial para la economía brasileña, sostuvo al salir de una reunión del Consejo Nacional de Desarrollo Industrial.
El ministro hizo estas declaraciones poco después de conocerse que el Indice de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) subió en marzo 0,47%, por lo que la medición anualizada se ubicó en 6,59%, superando el techo de la meta inflacionaria fijada por el gobierno, de un 4,5% con un rango de tolerancia de dos puntos porcentuales.
De todos modos, el índice de precios de marzo fue levemente menor a lo esperado y mostró una desaceleración respecto de febrero (0,6%), lo que llevó al mercado a prácticamente descartar una suba de tasas del Banco Central en su reunión de la semana próxima, dejando una subida para mayo.
Mantega destacó la presión de los alimentos que, a su juicio, impidió que la desaceleración fuese mayor. La inflación de los servicios se redujo en marzo. El gran tope son los alimentos, dijo.
La inflación preocupa a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, como quedó demostrado con el almuerzo que mantuvo el lunes con tres importantes consultores externos para pedirles su opinión y propuestas para frenar el alza de precios.
Mantega también aseguró que en marzo se verá un crecimiento de la industria, pero lo importante es la recuperación de la inversión. En febrero, la producción industrial cayó un 2,5%, su peor resultado mensual en cuatro años