Brasil creció más de lo previsto y sorprendió al mercado

La suba, de 0,4% del PBI, fue en el segundo trimestre respecto del primero.  Aunque la economía aún no despega, el dato alejó los temores a que el país reingrese en una recesión técnica. 

La economía de Brasil creció un tímido y sorpresivo 0,4% en el segundo trimestre de este año con respecto al primero, con lo que ahuyentó el temor de que el país hubiese entrado en una nueva recesión técnica, pero sigue sin despegar tras la histórica recesión que sufrió en 2015 y 2016.

En todo caso, es una variación superior a la prevista por la gran mayoría de los economistas.

Según reportó hoy el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), el Producto Bruto Interno (PBI) también creció un 1,0% en el segundo trimestre en comparación con el mismo período del año pasado y acumuló una expansión del 0,7% en el primer semestre frente a los seis primeros meses de 2018.

Los datos sorprendieron al mercado, que esperaba una posible retracción en el segundo trimestre que hubiera colocado a Brasil nuevamente en estado de recesión técnica (dos trimestres consecutivos de retracción), ya que la economía se había retraído un 0,1% en el primer trimestre frente al último del año pasado.

La lenta recuperación comenzó en 2017, cuando la economía creció un 1,1%, y prosiguió en 2018, con la misma tasa de crecimiento, mientras que para este año tanto analistas como Gobierno prevén una expansión de cerca del 0,8%, aún variación positiva pero menor a la de los dos años anteriores.

"El escenario económico continúa desafiante: el ajuste fiscal en curso, la baja productividad de la economía brasileña y la incertidumbre de la coyuntura internacional sugieren un aún largo camino por recorrer", señaló el Ministerio de Economía.

Y añade que "no deja de ser importante destacar que, pese a esos desafíos, la coyuntura brasileña se muestra hoy mucho más favorable de lo que era hace algunos meses atrás".

La confianza de empresarios y consumidores continúa baja, pese a que en el segundo trimestre se registró un aumento de la inversión productiva (+3,2%) y del consumo de las familias (+0,3%), debido a que los problemas estructurales del país permanecen y a desafíos que generan incertidumbre, como la actual crisis argentina y la guerra comercial protagonizada por Estados Unidos y China.
 

Tags relacionados