Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Brasil acusó en 2015 un déficit equivalente al 1,94% del PBI

Las cuentas públicas de Brasil sufrieron un duro revés el año pasado, marcado por una fuerte recesión y la merma de ingresos. El gobierno central registró un déficit primario récord de R$ 114.900 millones en 2015 -unos u$s 28.000 millones-, cifra equivalente al 1,94% del PBI.

La caída de la recaudación por la crisis económica -analistas esperan una retracción de 3,6% en la actividad del año pasado- y la obligación del gobierno de poner al día en diciembre transferencias atrasadas del Tesoro a los bancos públicos en función de las denuncias de maquillaje fiscal explican el deterioro en las cuentas públicas, según el informe oficial divulgado ayer.

Los ingresos sufrieron en 2015 una caída real de 6,4% (descontada la inflación) mientras los gastos tuvieron un aumento real de 2,1%, a pesar de los fuertes recortes presupuestarios que impulsó la presidenta Dilma Rousseff para intentar equilibrar las cuentas públicas.

El ministerio de Economía informó que el rojo fiscal abarcó los tres pilares de la administración central. En la Seguridad Social rozó los u$s 21.000 millones, mientras el Tesoro Nacional tuvo un resultado negativo de u$s 7.100 millones y el Banco Central de u$s 170 millones. El déficit previsional se amplió 38,4% anual, la mayor contribución al resultado negativo.

El déficit primario fue mucho peor que en 2014, cuando el rojo había sido de casi u$s 4.200 millones, igual a 0,3% del PBI. Rousseff defendió la necesidad de encarar una reforma en la Seguridad Social y volvió a pedir la implantación de un impuesto a las transacciones financieras, cuya aprobación depende del Congreso.