U$D

VIERNES 24/05/2019

Brasil: Temer se va con economía en alza y acusado por coimas

El presidente podría ser enjuiciado por corrupción tras dejar el cargo el 1º de enero de 2019. La policía federal le pidió a la Corte Suprema que confisque sus bienes

Michel Temer le entregará el mando presidencial brasileño a Bolsonaro o Haddad el 1 de enero de 2019

Michel Temer le entregará el mando presidencial brasileño a Bolsonaro o Haddad el 1 de enero de 2019

Está cerca de concluir su gobierno -considerado el más impopular de la historia democrática de Brasil- y no lo hará con la frente en alto: la Policía Federal exige que sea imputado por asociación ilícita, corrupción y lavado de dinero.

El actual mandatario brasileño, Michel Temer, entregará la banda presidencial el 1 de enero de 2019, y es probable que sea sometido a juicio inmediatamente después.

Al menos podrá jactarse de que finalmente empezó a despegar la economía: en agosto subió 0,47%, según el índice de actividad económica del Banco Central (IBC-Br), considerado una especie de indicador precedente del Producto Bruto Interno (PBI).

El aumento fue en relación a julio, y superó el pronóstico de analistas de un incremento de 0,25%. Y en comparación con agosto de 2017, el avance fue de 2,50%.

En cuanto a su enjuiciamiento, al terminar una investigación que duró 13 meses, la Policía Federal concluyó que Temer y algunos miembros de su entorno maniobraron para favorecer, a cambio de comisiones, a una empresa que opera en el puerto de Santos.

Por eso en un documento entregado a la Corte Suprema, la Policía pidió que el mandatario de 78 años, una de sus hijas y otros nueve investigados sean imputados por los delitos de asociación ilícita, corrupción y lavado de dinero.

Las nuevas sospechas contra el mandatario, cuya gestión tiene una tasa de aprobación de apenas 4%, surgieron en medio de la campaña para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que disputarán Jair Bolsonaro y Fernando Haddad, y en la que Temer ha estado ausente y el partido que lidera, Movimiento Democrático Brasileño (MDB), se manifestó "neutral".

La continuidad del proceso contra Temer quedará en manos de la Fiscalía, que deberá analizar el informe de la Policía Federal y decidir si acoge las acusaciones y presenta una denuncia formal. Si ése fuera el caso, los cargos serán formulados ante la Corte Suprema, que a su vez los remitiría a la Cámara de Diputados, que por imperativos constitucionales debe autorizar el enjuiciamiento de un mandatario en pleno ejercicio del poder.

Desde que ejerce la presidencia, que asumió por su entonces condición de vicepresidente en agosto de 2016 tras la destitución de Dilma Rousseff, Temer pasó ya dos veces por ese trance en el Congreso y en ambos casos fue librado de la Justicia por una base parlamentaria fiel que ahora se desintegró al calor de la campaña electoral.

En esas dos ocasiones, había sido acusado formalmente por la Fiscalía, también sobre la base de investigaciones de la Policía Federal, de recibir comisiones ilegales de la empresa cárnica JBS, por "favores políticos" similares a los que lo salpican ahora en relación al puerto de Santos.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping