Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Brasil: Juez de la causa contra Lula dijo que el interrogatorio no anticipa culpabilidad

Sergio Moro aclaró que “la investigación buscan solo el esclarecimiento de la verdad y no significan la anticipación de culpa del expresidente”. Sucede luego del allanamiento a la casa y oficinas del expresidente.

Brasil: Juez de la causa contra Lula dijo que el interrogatorio no anticipa culpabilidad

El juez federal Sergio Moro, quien conduce el caso por el escándalo de corrupción en Petrobras, afirmó hoy en una nota de prensa que el interrogatorio policial al que fue sometido el viernes el expresidente brasileño Luiz Ignácio Lula da Silva no anticipa la “culpa” del exmandatario.

“Medidas de investigación buscan solo el esclarecimiento de la verdad y no significan la anticipación de culpa del expresidente”, señaló Moro en un comunicado sobre la declaración obligatoria ante las autoridades de Lula y el registro el viernes a su casa, sus oficinas y otras propiedades de sus familiares y allegados.

Lula, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, se convirtió en el nuevo blanco de la mayor investigación por corrupción en la historia del país, tras ser trasladado por la Policía desde su casa para prestar declaración en una comisaría por su supuesta implicación en el escándalo de desvíos en la petrolera estatal.

La acción policial volvió a caldear los ánimos entre simpatizantes y opositores del exmandatario, quienes se movilizaron en varias ciudades para protestar a favor y en contra de Lula, incluso llegándose a agredir físicamente, como ocurrió en la sede de la Policía Federal en Sao Paulo y frente a la casa del exgobernante.

“Se lamenta que las diligencias hayan conducido puntuales enfrentamientos en manifestaciones políticas inflamadas, con agresiones a inocentes y eso era exactamente lo que se pretendía evitar”, como justificaron los fiscales del caso, agregó Moro.

En ese sentido, el juez repudió los “actos de violencia de cualquier naturaleza, origen y dirección, así como la incitación a la práctica de violencia, ofensas o amenazas a quien quiera que sea, a investigados, a partidos políticos, a instituciones constituidas o a cualquier persona”.

“Todos los cuidados fueron tenidos en cuenta para preservar, durante la diligencia (policial), la imagen del expresidente”, apuntó Moro, quien agregó que la “democracia en una sociedad libre reclama tolerancia en relación a las opiniones divergentes y respeto a la ley y a las instituciones”.

Este sábado, unos 300 militantes del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), muchos de los cuales hicieron vigilia durante toda la noche frente al edificio donde queda el apartamento de Lula, en el municipio de Sao Bernardo do Campo, se congregaron en señal de apoyo a su líder político.

En la residencia de Lula era esperada la visita de su sucesora, Dilma Rousseff, quien según medios locales haría una escala en Sao Paulo para encontrarse con su mentor político antes de seguir para Porto Alegre, donde tiene su residencia particular y pasará el fin de semana sin compromisos oficiales.

Según el Ministerio Pública (fiscalía), Lula está siendo investigado porque hay indicios de que él y su instituto recibieron dinero desviados de Petrobras a través de reformas en una casa de campo y un apartamento en la playa usados por él y su familia, a pesar de las propiedades estar a nombre de terceros.

Después del interrogatorio, Lula dio una declaración a la prensa y participó en la noche del viernes de un acto político en el que denunció la “persecución” en su contra, manifestó ser “inocente” de las acusaciones por blanqueo y enriquecimiento ilícito y aseveró que los opositores tendrán que derrotarlo políticamente “en las calles”.