Brasil: Guedes quiere congelar las jubilaciones por dos años para financiar un nuevo plan social

La iniciativa terminaría con las correcciones automáticas por inflación y podría dejar a las prestaciones sociales por debajo del salario mínimo 

La pandemia y la necesidad de inyectar dinero en la economía brasileña para tratar de mitigar los efectos de la crisis, alteraron los planes de ajuste fiscal del ministro Paulo Guedes, que ahora analiza financiar el próximo programa social, Renda Brasil, congelando las actualizaciones de jubilaciones y pensiones por dos años.

Según la legislación actual, los beneficios de la seguridad social no pueden estar por debajo del salario mínimo por lo se actualizan automáticamente cada vez que hay un nuevo aumento, ajustado por inflación. El gobierno propone desidexar todas las prestaciones – asignaciones familiares y por maternidad, beneficios por enfermedades, además de las jubilaciones y pensiones– de la corrección del salario mínimo y mantenerlas en los valores actuales. A comienzos de año, el gobierno brasileño fijó una suba del 4,1% para el salario mínimo que cerró en 1039 reales (u$s 196).

Así, la iniciativa –que todavía no cuenta con la aprobación definitiva del presidente Jair Bolsonaro–  podría hacer que la jubilación mínima sea inferior que el salario mínimo que, según aclaró el secretario especial de Hacienda, Waldery Rodriguez, se seguirá indexando por la inflación del año anterior.  El Indice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) de agosto cerró en 0,24% mientras que el acumulado del año es de 1,16%.

Según el ministerio de Economía, el congelamiento temporal de las prestaciones sociales significaría un ahorro de 17.000 millones de reales (u$s 3,2 mil millones) en 2021 y 41,5 mil millones de reales (u$s 7,8 mil millones) en 2022, dándole margen de maniobra al gobierno federal para implementar el plan Renda Brasil –en línea con el programa Bolsa Familia del expresidente Lula da Silva– el próximo año.

En abril, el gobierno lanzó un “auxilio emergencial de 600 reales (u$s 113) mensuales que benefició a unas 66 millones de personas. Tras el éxito de los ‘coronavouchers , especialmente para la popularidad de Bolsonaro, el gobierno decidió mantenerlos hasta fin de año, aunque recortó el beneficio a 300 reales (u$s 57), una cifra similar a la que calcula pagará Renda Brasil, entre 250 (u$s 47) y 300 reales.

Si el gobierno decide apoyar a propuesta de Economía, deberá negociarse su incorporación al Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC) del Pacto Federativo, presentada por el senador Márcio Bittar. Según le adelantó a Valor, Bittar está a favor de la desindexación temporal de los beneficios sociales, pero sólo lo incluirá en su PEC si tiene el visto bueno de Bolsonaro

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios