EL CANDIDATO ULTRADERECHISTA PRESENTÓ FORMALMENTE SU CANDIDATURA

Brasil: Bolsonaro hace guiños a los liberales y a los militares

Reveló poco de su programa de gobierno pero confirmó que su agenda económica busca "el liberalismo". Alckmin dijo que enfrentará a las corporaciones

El ultraderechista Jair Bolsonaro, que lidera los sondeos de intención de voto para las elecciones presidenciales de Brasil, fue proclamado candidato para los comicios de octubre por el Partido Social Liberal (PSL), en una convención que reunió ayer a 3000 seguidores en Río de Janeiro.

Según las últimas encuestas, Bolsonaro encabeza las preferencias del electorado con un 17%, seguido por la ecologista Marina Silva (13%), el laborista Ciro Gomes (8%) -confirmado por su partido el viernes pasado- y el socialdemócrata Geraldo Alckmin (6%).

Todo esto en el marco del encarcelamiento del ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva -preso por corrupción desde abril y virtualmente inhabilitado tras ser condenado en segunda instancia-, porque cuando éste es incluido en los sondeos, aparece en primer lugar con una notable ventaja sobre los demás candidatos y aspirantes.

A sus 63 años, Bolsonaro cuenta con tres décadas de carrera parlamentaria y siete mandatos como diputado federal. Ayer se calificó de "patito feo en esta historia" que molesta al "establishment" y como una figura independiente dispuesta a cambiar "el destino" de Brasil.

El ex capitán del Ejército y nostálgico de la dictadura militar que gobernó el país entre 1964 y 1985, dio protagonismo en su discurso a los cuerpos policiales y a sus "hermanos" de las Fuerzas Armadas.

"Ustedes serán reconocidos en mi Gobierno. Ustedes son el último obstáculo para el socialismo".

Con un largo historial de declaraciones racistas, misóginas y homofóbicas, habló poco de su programa de gobierno pero dejó en claro que su agenda económica, de la que se encarga el fundador del banco Pactual, Paulo Guedes, busca "el liberalismo" y "quién sabe si hasta extinguir la mayoría de las estatales".

Al polémico candidato le cuesta concretar alianzas con otros partidos y como consecuencia, designar un compañero de fórmula para vicepresidente, un puesto aún no definido.

Tras intentos infructuosos, finalmente se lo ofreció a la abogada Janaína Paschoal, una de las juristas que presentaron la petición de juicio político que desembocó en la destitución de la ex presidenta brasileña Dilma Rousseff a mediados de 2016.

Paschoal pidió tiempo para reflexionar si acepta y en la convención sorprendió al criticar el "pensamiento único" y el riesgo del PSL de transformarse en un "PT (Partido de los Trabajadores), pero al contrario".

El sábado, el aspirante del PSDB, Geraldo Alckmin, negó ser "el candidato del mercado" sino "del cambio": "si no hacemos cambios rápidos, vamos entrar en decadencia" dijo en referencia al alto endeudamiento del país y la falta de inversiones. "Con una deuda tan alta, no hay inversión. No se crece sólo con consumo. El momento es bueno, sobra dinero en el mundo". Evaluó que su país fue "cooptado" por las corporaciones, públicas y privadas, y afirmó que él las enfrentará.

Tags relacionados
Noticias del día