Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Bomba institucional en Brasil: piden la detención de un expresidente y de los jefes del Senado y de Diputados

El reclamo de un fiscal apunta al exmandatario José Sarney y a los titulares de las dos cámaras del Congreso, Renán Calheiros y Eduardo Cunha, que configuran el núcleo duro del presidente interino, Michel Temer.

Bomba institucional en Brasil: piden la detención de un expresidente y de los jefes del Senado y de Diputados

El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, causó hoy un estruendo institucional al pedirle a la Corte Suprema la captura del presidente del Senado, Renán Calheiros, del ex mandatario José Sarney, del suspendido jefe de la Càmara de Diputados, Eduardo Cunha, y del senador Romero Jucá, por intentar interferir en las investigaciones en torno al escándalo de corrupción de Petrobras. 


La crisis subió de temperatura en Brasil con esta decisión de Janot, que golpea directamente al núcleo duro del presidente interino, Michel Temer, y a la cúpula del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB).

Todos los involucrados más los aliados del gobierno interino de Temer han rechazado esta decisión de Janot contra los hombres fuertes del PMDB y nada menos que un ex presidente y al jefe del Senado, número 2 del país y al comando de la casa legislativa que realiza el juicio político a la suspendida mandataria Dilma Rousseff.

El pedido fue revelado por el diario O Globo hoy, pero fue realizado hace una semana, luego de que Sarney, Calheiros y Jucá, hombres fuertes del PMDB, fueran grabados por el ’arrepentido’ Sergio Machado, un funcionario corrupto confeso que presidió Transpetro, una subsidiaria del Petrobras.

El pedido está en manos el juez Teori Zavascki, encargado en el Supremo Tribunal Federal de investigar a las personas con fueros.

Esto causó una conmoción a la ya escandalosa crisis brasileña, en medio del juicio político contra la suspendida presidenta Dilma Rousseff, que argumenta que fue víctima de un golpe articulado por Temer y, entre otros, el senador Jucá.

Rousseff, en su defensa en el juicio político que le realiza el Senado, incluyó el audio de Jucá, en el que en marzo pasado, cuando Temer aún asomaba como leal, dice claramente que habló con jueces de la corte y generales del Ejército para garantizar la marcha del juicio político y así ‘evitar la sangría‘ de la clase política frente al avance de la Operación Lava Jato hacia el PMDB.

El nuevo sismo político ocurre cuando la comisión de impeachment programó el cronograma del juicio político por supuesta irresponsabilidad fiscal contra Rousseff y este pedido de prisión a aliados de Temer supone problemas para él y algún tipo de alivió de corte temporario contra la mandataria suspendida, que busca que sus rivales logren menos de 54 votos en el Senado y así evitar ser expulsada del cargo.

En el pedido de captura que conmueve al país, el fiscal general está basado en los dichos del ex funcionario Machado, en su condición de ex presidente de Transpetro, un cargo que pertenecía al PMDB en el acuerdo de gobierno con el Partido de los Trabajadores de Rousseff. 

De Transpetro, según dijo Machado en acuerdo con la justicia, desvió unos 20 millones de dólares para abastecer campañas de sus correligionarios del PMDB en el Senado.

La primera reacción fue la de Calheiros: “Con el debido respeto, la medida es desproporcionada y abusiva. Todas las instituciones están sujetas al sistema de frenos y contrapesos y por lo tanto al control de la legalidad. El Senado tiene que comportarse con la exención que la crisis requiere frente a la estabilidad institucional‘, dijo en un comunicado en el que pidió que se respete el sentido común en el estado democrático de derecho.

Quien reaccionó a la filtración del pedido de captura fue el juez Gilmar Mendes, del Supremo Tribunal Federal, afirmando que lo que se ha cometido ‘es un delito, abuso de autoridad claro‘, en un duro mensaje hacia el jefe de los fiscales.

Mendes, a pedido de Janot, debió abrir una investigación contra Aecio Neves, principal lider opositor a Rousseff derrotado en los comicios de 2015 y titular del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), por supuesta corrupción.

El jefe del bloque de senadores del PSDB, Cassio Cunha Lima, afirmó que ‘no es posible que se instale un estado policial en el país‘ al determinar que los audios divulgados de Machado no generan una prueba de obstrucción de la justicia.

Desde el gobierno interino la respuesta vino del jefe de gabinete, Eliseu Padilha, quien afirmó que no comentará el caso y que ‘el que tiene que dar explicaciones es el procurador general Janot‘.

Sarney, presidente entre 1985 y 1990, patriarca del PMDB y de varios de los sectores: ‘Estoy perplejo, rebelado e indignado, jamás actué para obstruir a la justicia”. 

La decisión coincidió con la postergación hasta mañana de la votación en la comisión de ética de la Cámara de Diputados sobre la expulsión del cargo por falta de decoro del Cunha, algo clave teniendo en cuenta que es llamado el “comandante del juicio político” que en diciembre abrió el grifo para profundizar la crisis política brasileña desde la jefatura de la Cámara baja.

En el plano económico, la oposición logró en comisión aprobar el nombre Ilan Goldfjan como el nuevo presidente del Banco Central, en una sesión en la cual el ex economista jefe del Banco Itaú, el privado más grande del país, afirmó que su prioridad será llevar el país al centro de la meta de la inflación, ubicada en el 4,5%. 

En el acumulado de 12 meses, la inflación se ubica en 9%.En el ámbito partidario, el PT y el frente de izquierdas prepara una huelga y movilización para esta semana. El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva ofreció un discurso en la noche del lunes en Rio de Janeiro. “Los que manifestaban contra Dilma ahora tienen vergüenza. Golpearon las cacerolas y en lugar de un risotto salió el golpe de Temer‘, dijo.

AGENCIAS Brasilia