EL FUTURO MINISTRO PAULO GUEDES QUIERE ELIMINAR TRABAS BUROCR TICAS A LOS NEGOCIOS

Bolsonaro jura y alista medidas para desregular la economía

El ex capitán del ejército tomará posesión como presidente de Brasil el 1° de enero. Será recibido en Brasilia con un desfile militar y miles de simpatizantes

Jair Bolsonaro se apresta a jurar como presidente de Brasil el próximo 1° de enero. El ex capitán del ejército que fue diputado durante 27 años seguidos, llega al palacio del Planalto con un programa de gobierno ultraconservador.

Con 63 años de edad, es un crítico del sistema político que gobernó Brasil en las últimas décadas, sobre todo del PT a quien califica de un partido de ladrones y comunistas.

Homofóbico declarado, condenado por misoginia, enemigo de la escuela laica y gratuita, reivindica a la dictadura militar que gobernó Brasil en la década del 70.

En las últimas horas declaró que quiere que la población tenga la posibilidad de armarse para defenderse,

Sin embargo, en lo que respecta a la política económica se enfrente del "populismo de derecha". Tras admitir públicamente que no entiende mucho sobre el asunto, convocó a Paulo Guedes, un "Chicago Boy" de línea dura con quien espera enderezar las maltrechas cuentas públicas.

El plan del futuro ministro de Hacienda para reflotar la economía se sostiene sobre algunos de los pilares centrales del liberalismo, como el aumento de las privatizaciones, las reformas fiscales y el recorte de gastos, y contrasta con la visión "estatizante" de Bolsonaro en el pasado.

Entre los principales desafíos está la reducción el abultado agujero fiscal en las cuentas públicas de Brasil, que en 2018 cerrarán en rojo por quinto año consecutivo, y el control de la deuda bruta del país, equivalente al 77,3% del PBI, cuando en 2014 rondaba apenas el 50%.

Con el objetivo de recomponer la situación de las arcas públicas, el futuro Gobierno anunció la intención de avanzar en un vasto plan de privatizaciones, que podría alcanzar una parte de la petrolera estatal Petrobas y en una ambiciosa reforma del sistema previsional, que incluirá opciones para la capitalización privada.

El gobierno confía avanzar lo más rápidamente posible en estas reformas, aunque se espera mucha resistencia política, principalmente de los partidos de izquierda y sindicatos.

Más fácil será para el ministro Guedes, en cambio, avanzar en otras medidas, como la que anunciarán durante los primeras horas de gobierno, que tienen como objetivo mejorar el ambiente de negocios del país.

Según informó el diario Valor Económico, durante el mes de enero ampliará el campo de acción de una ley vigente desde septiembre que retira exigencias burocráticas, como la autenticación de documentos o de firmas. La idea, sostienen, es partir de la buena fe de las personas, aunque más adelante se intentará probar una ley con los castigos por alterar o mentir en esos documentos.

También quieren agilizar los plazos para la apertura y cierre de empresas , con el objetivo de reducir al máximo la burocracia y los costos de estas operaciones.

En comercio exterior se agilizarán los procesos de importación y exportación con la intensficación del uso de plataformas electrónicas en la fiscalización de los documentos.

Guedes pretende sumar dinero a la caja de las empresas para que puedan hacer inversiones, como la modernización de parques industriales o para crear nuevos empleos -que tendrán nuevos incentivos fiscales-.

En el frente externo, la hoja de ruta del equipo económico contempla una reorganización de las relaciones comerciales, las cuales podrían implicar una "revisión" del Mercosur y un posible cambio en las preferencias entre China y EE.UU.

A ello se suma la intención confirmada de trasladar la embajada de Brasil en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, una decisión que, en caso de concretarse, podría poner en juego millones de dólares en exportaciones debido al malestar causado entre los países árabes, uno de los principales compradores de carne de Brasil.

Tags relacionados