Bolivia: Arce dijo que Evo Morales no tendrá lugar en su gobierno y quiere renegociar los contratos de gas con Brasil

El presidente electo de Bolvia –el cómputo final lo da ganador con el 52,48% de los votos– prometió no tocar el tipo de cambio y desarrollar una "política de austeridad" para curbrir los gastos corrientes  

El presidente electo de Bolivia, Luis Arce –que se impuso 52,48% sobre el principal candidato de la oposición Carlos Mesa (30,38%), según el cómputo oficial– le dijo a Reuters que no tiene previsto "ningún rol" en su gobierno para el expresidente Evo Morales.

"No va a tener ningún rol en nuestro Gobierno", dijo Arce en la sede del Movimiento al Socialismo (MAS) de La Paz, y agregó: "Él puede venir al país el rato que quiera, porque es boliviano (...) Pero en el Gobierno yo tengo que decidir quién entra y quién no entra".

Evo –que cenó anoche con el Presidente Alberto Fernández en la Quinta de Olivos– permanece refugiado en la Argentina desde fines del año pasado, tras su salida del gobierno el 10 de noviembre, en el marco de una violenta ola de protestas sociales desatadas por la especulación de fraude en las elecciones presidenciales.  Aunque el exmandatario sigue siendo el presidente del MAS, Arce dijo que cualquier influencia suya se limitará a ese papel.

El expresidente enfrenta una serie de acusaciones ante la Justicia, algunas por corrupción. Arce se negó a comentar casos específicos, aunque señaló que "no se sigue el debido proceso en varios casos que él tiene" y se lamentó de que “la derecha ha judicializado la política".

Por otra parte, Arce –el creador del ‘milagro económico boliviano’– advirtió que en los próximos años  "hay que hacer política de austeridad, no hay otra si es que no hay creación de ingresos suficientes para cubrir el gasto corriente", evaluó en relación a las secuelas económicas de la pandemia en su país. Sin embargo, aclaró que los recortes no afectarían a la inversión pública, que según él es una "prioridad" para reactivar el crecimiento.

El presidente electo le dijo a Reuters que el modelo económico que ayudó a implementar bajo el gobierno de Morales funcionó y funcionará una vez más. Aseguró, además, que no modificará el tipo de cambio fijo del peso boliviano frente al dólar, en medio de temores a una depreciación de la moneda local.

Para Arce, las vastas reservas de litio de Bolivia podrían ser un impulso económico potencial, pero reconoció que Bolivia necesita un "socio estratégico" para poder explotarlas con éxito. Si se hace correctamente, cree que se podría lograr una producción valuada en u$s 2000 millones para el final de su gestión.

Por otra parte, en una entrevista con Folha de Sao Paulo, Arce advirtió que quiere renegociar los contratos de gas entre Bolivia y Brasil, porque el gobierno brasileño no debería haber firmado acuerdos con una administración que no fue elegida democráticamente, en referencia a la gestión interina de Jeanine Áñez.

“No estamos contentos con la forma en que el gobierno de Jeanine Añez negoció el tema del gas con Brasil. Principalmente porque no era tarea de Áñez. El gobierno brasileño debe entender, ya que apoyó a este gobierno de facto, que este acuerdo carece de legitimidad. Queremos revisar los contratos vigentes y hacerlo desde el punto de vista de una relación entre dos gobiernos que han sido elegidos de forma democrática , aseguró Arce. Sin embargo, señaló que no le preocupan las diferencias ideológicas con el gobierno de Jair Bolsonaro porque “los mecanismos de relación económica entre países ocurren a pesar de los gobiernos .

Tags relacionados

Compartí tus comentarios