Beirut: la explosión en el puerto agudizó la crisis y las marchas amenazan con voltear al gobierno

Los libaneses se enfrentan a las autoridades y exigen su renuncia. La conferencia internacional de ayuda de emergencia liderada por Macron recaudó u$s 300 millones para la devastada ciudad, mientras siguen las tareas de desescombro.

Hace dos días que arrecian las protestas de los libaneses contra el gobierno, tras la devastadora explosión en el puerto de Beirut que dejaron 158 muertos y 6000 heridos. Por ahora, la repercusión política fue la renuncia de los ministros de Medio Ambiente e Información, que reconocieron un fracaso gubernamental en sus planes de reforma, luego de meses de una escalada de la crisis económica.

Remoción de escombros en el puerto de Beirut - Bloomberg

En las calles, los manifestantes arrojaron piedras y bloquearon accesos hoy cerca del Parlamento, e incluso entraron por la fuerza en las oficinas de los ministerios de Vivienda y Transporte. La policía respondió con gases lacrimógenenos y detenciones y ayer falleció un agente en los enfrentamientos.

Además de las pérdidas humanas, y edificios destruidos, el estallido de más de 2000 toneladas de nitrato de amonio el martes pasado también precipitó meses de colapso político y económico que ya se expresaron en protestas callejeras en octubre de 2019, pero ahora el pedido más unívoco: los manifestantes exigen la dimisión del gobierno.

Y el exterior también promueve cambios sustanciales en la dirigencia libanesa, con reformas a su economía, como señaló el presidente francés, Emmanuel Macron, cuando visitó Beirut para solidarizarse con las víctimas. Este domingo, la comunidad mundial recaudó u$s 300 millones para la reconstrucción de Beirut,  en una conferencia internacional de ayuda de emergencia liderada por Macron. 

El principal clérigo maronita cristiano del país, Bechara Boutros al-Rai dijo que el gabinete debería renunciar ya que no puede "cambiar la forma en que gobierna". "La dimisión de un diputado o de un ministro no es suficiente... todo el gobierno debería dimitir ya que no puede ayudar al país a recuperarse", dijo en su sermón de hoy.

El sábado, 10.000 personas se reunieron en la Plaza de los Mártires que devino en zona de batalla por la noche entre la policía y los manifestantes, que trataron de romper una barrera en una calle que conducía al Parlamento.

 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios