Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Austria: ultraderecha y ecologistas van a ballottage

Norbert Hofer, candidato del partido ultraderechista FPÖ, triunfó en la primera ronda de las elecciones presidenciales de Austria, con un 35,4% de los votos, y se enfrentará en la segunda y decisiva vuelta al ecologista Alexander Van der Bellen, segundo con un 21,3%.
La lucha por la segunda posición fue más ajustada, con la candidata independiente Irmgard Griss a punto de arrebatarle la segunda plaza a Van der Bellen con un 19%.
Según el recuento casi completo de los votos se confirmó que por primera vez en la historia democrática del país alpino el futuro presidente no será ni socialdemócrata ni democristiano.
Es que los dos candidatos de los partidos de la llamada "gran coalición" de Gobierno sufrieron una histórica derrota electoral en esta cita con las urnas, en la que la participación fue del 68% del censo.
El democristiano Andreas Khol, un ex presidente del Parlamento, fue cuarto con un 11,2%, mientras que el socialdemócrata Rudolf Hundstorfer, hasta su candidatura ministro de Asuntos Sociales, fue solo quinto con un 10,9%.
La Presidencia austríaca es un cargo más bien protocolario sin poderes ejecutivos, como representante del país en el exterior.
Sin embargo, el presidente federal austríaco tiene algunos poderes concretos, como el de disolver el Parlamento, destituir al Gobierno o ser el comandante en jefe del Ejército, entre otros.
La clara victoria de Hofer contradice todas las encuestas de las últimas semanas que indicaban que Van der Bellen era el principal favorito para ganar estas elecciones.
El resultado es el mejor que el FPÖ consigue en casi 70 años de historia en unos comicios nacionales en la república alpina.