Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

A un mes de las elecciones, la Justicia peruana allana el camino a la presidencia a Keiko Fujimori

La hija del ex presidente lidera los sondeos para las elecciones del 10 de abril. El liberal Julio Guzmán que venía en ascenso fue desplazado por irregularidades formales. Apelará

Keiko Fujimori, hija del ex presidente Alberto Fujimori, lidera las preferencias para las elecciones presidenciales del 10 de abril en Perú, y ese camino quedó reforzado ayer cuando un tribunal retiró de la disputa al economista liberal Julio Guzmán, el único que le hacía sombra y cuya figura venía capitalizando el descontento con la política tradicional.
El Jurado Nacional de Elecciones tomó la decisión de excluirlo por considerar que la selección de Guzmán, doctor en Políticas Públicas y ex funcionario del BID, violó normas del proceso de democracia interna de su partido Todos por Perú, y aunque le queda una instancia de apelación las posibilidades de que regrese a la campaña son remotas.
Sin Guzmán, a quien algunos sondeos le otorgaban un empate técnico con Fujimori en la segunda vuelta, las miradas de los peruanos se desplazan hacia el ex jefe de Gabinete y empresario Pedro Pablo Kuczynski, y al ex congresista Alfredo Barnechea, de posiciones más centristas, ubicados en tercero y cuarto lugar, respectivamente.
Kuczynski, de 77 años y con ideas económicas similares a las de Guzmán, contaría con el respaldo de 10% de los votantes, mientras Barnechea, de 63, ascendería a 6,7%, capitalizando su condición de ser una novedad en el escenario político, de acuerdo a una encuesta divulgada el lunes. Esos porcentajes resultaron en la consulta que no incluía al candidato de Todos por Perú.
Pero ambos están muy lejos de la derechista Keiko, que obtuvo el 34,6% de las preferencias en el sondeo de la firma Gfk, confirmando que más de un tercio de los peruanos avalan el ascenso de la primogénita de quien fuera presidente en la década del noventa y que hoy está en la cárcel por crímenes de lesa humanidad y corrupción.
En Perú un candidato debe superar el 50% para consagrarse en primera vuelta, por lo que habrá que esperar las próximas encuestas para ver hacia dónde van los ánimos del electorado, aunque los herederos del voto de Guzmán hoy no constituyen un desafío para la candidata de Fuerza Popular, de 40 años, perfil populista, y que podrá arrebatar también una amplia mayoría en el Congreso con el respaldo de otras agrupaciones. La elección legislativa se realiza en simultáneo con la presidencial.
Keiko recibió la semana pasada el respaldo de su madre, Susana Higuchi, en una rara aparición pública, lo que según analistas pretende frenar las críticas en su contra de quienes la acusan de no haberla defendido cuando denunció haber sufrido torturas ordenadas por su esposo a mediados de los años 90 tras haberlo denunciado por corrupción y en medio de una pelea que concluyó en divorcio.
Perú, que creció a un ritmo de 5% anual en los últimos catorce años, frente al promedio de 3% de sus vecinos en la región, sufrió las consecuencias de freno del ciclo de las commodities, impactado principalmente por la baja del precio del cobre, y una retracción de inversiones que los candidatos en liza se proponen recuperar. La economía del país andino moderó su avance el año pasado, cuando se expandió 3,26%. El fenómeno climático de El Niño tuvo efecto negativo sobre sus exportaciones por el bloqueo de rutas claves para el transporte a los puertos del Pacífico. La Asociación de Exportadores reportó pérdidas de u$s 6 millones diarios en un informe reciente.
El ex presidente de centroderecha Alan García no llega al 5% de las intenciones de voto y detrás se ubica la única candidata de izquierda, Verónica Mendoza (3,7%), una psicóloga de 35 años que cuenta con el respaldo del líder del español Podemos, Pablo Iglesias.
El empresario millonario César Acuña, dueño de tres universidades y que cayó en desgracia tras conocerse que plagió su tesis de posgrado, también quedó ayer fuera de la presidencial por decisión del mismo tribunal, en su caso por regalar dinero a probables electores.
Las agrupaciones políticas tradicionales vienen perdiendo espacio entre los votantes peruanos. El sondeo de Gfk reveló que partidos como el Nacionalista del presidente Ollanta Humala, y Perú Posible, del ex presidente Alejandro Toledo, no alcanzarán el 5% que la ley exige como piso para tener representantes en el Congreso, lo que les puede significar su extinción legal.