Brasil

Lula más cerca de una candidatura en las próximas elecciones de 2022

Tras el fallo de Edson Fachin, el Tribunal Supremo Federal (STF) debe definir sobre la parcialidad de Sergio Moro en la investigación por el triplex de Guarujá, una de las causas que más complica al expresidente

El vuelco en la Justicia a favor del expresidente de Brasil, Luiz Inácio da Silva, sigue produciendo repercusiones en el tablero político de cara a las próximas elecciones presidenciales, donde Jair Bolsonaro se juega la reelección.

Un día después del sorpresivo fallo de Edson Fachin, la Sala Segunda del Supremo Tribunal Federal (STF) trató otro proceso abierto por la defensa del exmandatario contra el juez del Caso Lava Jato, Sergio Moro, en este caso por parcialidad durante la investigación.

 La votación quedó empatada dos votos a favor (Gilmar Mendes y Ricardo Lewandowski) de la parcialidad y dos en contra (Edson Fachin y Cármen Lúcia) y finalmente, el juez, Kassio Nunes Marquez, pidió más tiempo para analizar el caso.

Un juez de la Corte Suprema ordenó anular las causas contra Lula da Silva

Si la Sala Segunda del STF eventualmente avala la parcialidad de Moro respecto a la causa del triplex de Guarujá, se podrían desestimar los evidencias contra Lula en uno de los casos que más complica al expresidente. Por Guarujá, Lula fue condenado en segunda instancia a 12 años de prisión por recibir un triplex de u$s 1,1 millón como sobrono por parte de la constructora OAS, vinculada al esquema del Lava Jato.

Mendes, que se expresó a favor de la parcialidad de Moro, dijo: "mi voto no sólo describe una sucesiva cadena de compromisos de imparcialidad, sino que también explica el surgimiento y funcionamiento del escándalo judicial más grande de nuestra historia". "La lucha contra la corrupción se tiene que hacer dentro del marco legal. No se puede combatir el crimen cometiendo un crimen".

El lunes, Fachin había determinado la incompetencia del Juzgado de 13 de Curitiba en cuatro causas contra Lula da Silva: la del triplex de Guarujá, la propiedad de Atibaia (por la que también fue condenado en segunda instancia), y otras dos vinculadas al Instituto Lula, que todavía no tienen una condena firme: una por compra de terreno y otra por donaciones. El juez ordenó anular las causas y enviarlas a un juzgado federal de Brasilia.

Brasil registra récord de muertes diarias y está en su peor momento desde el inicio de la pandemia 

Si bien Lula podría volver a ser condenado en un nuevo juicio, este nuevo vuelco de a justicia, tan cerca de las elecciones presidenciales sacudió el tablero electoral que hasta ahora parecía monopolizado por Bolsonaro y el gobernador de San Pablo, Joao Doria. Si Lula se postula, el líder del PT se convertiría en el principal rival del presidente.

Una encuesta de la consultora Ipec publicada el domingo pasado por Estadao de Sao Paulo, señala que el 50% de los encuestados estaría dispuesto a votar por Lula, mientras sólo el 38% votaría a Bolsonaro para un segundo mandato. En la misma línea, Lula tendría una menor tasa de rechazo que Bolsonaro: 44% a 56%.

En los últimos meses, la popularidad del presidente volvió a verse impactada por la pandemia, el fracaso de la campaña de vacunación (hasta ahora Brasil ha logrado inocular sólo al 4% de la población), el recorte de la asistencias estatal, una inflación creciente y los problemas en las finanzas públicas.

El PBI de Brasil se hundió 4,1% en 2020, la peor caída en más de dos décadas

Sólo en la primera semana de marzo, la segunda ola del coronavirus -impulsada en parte por la nueva cepa brasileña, P1- ya causó más muertes que en los primeros 72 días de la pandemia: 10.482 fallecidos. En 22 de los 26 la ocupación de camas de terapia intensiva supera el 80% y en 13, arriba del 90%. Los estados más afectados son San Pablo, Mina Gerais, Rio Grande do Sul, Bahía, Paraná, Goiás y Santa Catarina, entre otros. Pero Bolsonaro se sigue resistiendo a la idea de un confinamiento.

Por otra parte, los mercados temen que la emergencia de Lula en el nuevo escenario político obligue a Bolsonaro a dejar de lado su agenda económica de corte liberal -con la que llegó a la presidencia-, por una más cercana al populismo. En un gesto que logró calmar la errática tendencia del Bovespa, Bolsonaro ratificó que la nueva Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC) que plantea algunos ajustes fiscales para poder financiar un nuevo plan de asistencia por pandemia, no será modificado.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios