Bush: plan económico desterrará el fantasma de la recesión

El presidente de EE.UU. habló anoche en el Congreso y aseguró que el nuevo paquete de medidas permitirá la llegada de un nuevo “futuro próspero .

La economía centró buena parte del discurso del Estado de la Unión que el presidente, George W.Bush, pronunció anoche ante las dos cámaras del Congreso, el último antes de abandonar el cargo en enero de 2009.

El presidente reconoció que el país afronta “un período de incertidumbre , en un momento en que aumentaron los precios de los combustibles y la alimentación, y que el mercado inmobiliario atraviesa una grave crisis.

Por ello, pidió públicamente a los legisladores que aprueben sin demora el plan de estímulo acordado la semana pasada entre la Casa Blanca y los líderes demócratas de la cámara baja por un valor de 150.000 millones de dólares.

El paquete consiste en rebajas tributarias de entre 300 y 600 dólares para la mayoría de los estadounidenses, así como un recorte de impuestos por un monto total de u$s 50.000 millones para las empresas.

“A largo plazo, los estadounidenses pueden estar confiados en nuestro crecimiento económico, pero a corto plazo todos podemos ver que el crecimiento está disminuyendo , dijo Bush, quien nunca antes había hablado tanto de la economía en su discurso sobre el Estado de la Unión.

En su búsqueda de apoyos en el Congreso, Bush pidió también a los legisladores que aprueben el Tratado de Libre Comercio con Colombia, porque su rechazo daría fuerza a “los que esgrimen el falso populismo en nuestro hemisferio .

Bush calificó a Colombia como “un amigo de Estados Unidos que se enfrenta a la violencia y al terrorismo, y que combate el narcotráfico .

La lucha contra el terrorismo y el despliegue en Irak centraron otra buena parte de su intervención, en un momento en que Bush necesita que el Congreso le aporte u$s 70.000 millones de adicionales para las guerras.

Desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, el Congreso autorizó gastos bélicos por importe de u$s 691.000 millones, de los que unos u$s 440.000 millones se usaron en Irak.

Pero Bush evitó hablar de cifras en su discurso, y recalcó que desde los ataques del 11-S “hemos luchado contra los extremistas y los terroristas. Seguiremos en la ofensiva, mantendremos la presión, y aplicaremos la Justicia a los enemigos de Estados Unidos .

En el repaso de los peligros que existen a nivel internacional, se refirió a Irán, y lanzó una enérgica advertencia a este país para que cese sus aspiraciones nucleares y su denunciado apoyo al terrorismo.

“Sepan esto: Estados Unidos hará frente a quienes amenacen a nuestras tropas, defenderemos a nuestros aliados y protegeremos nuestros intereses vitales en el Golfo Pérsico , afirmó el mandatario.

Y a los líderes iraníes les advirtió: “Suspendan la opresión en su país y dejen de apoyar el terrorismo en el extranjero .

En su discurso, Bush mencionó otros temas de política interna, como la sanidad, la educación, así como la necesidad de reforzar las fronteras para frenar la llegada de inmigrantes ilegales.

Consciente de que no logrará una reforma migratoria en lo que queda de mandato, Bush evitó referirse en exceso a esta cuestión, aunque sí dijo que la inmigración ilegal es un problema complicado, pero que puede “resolverse .

Más de Internacional